Valga presenta un proyecto para acabar con los puntos negros de la carretera N-550

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

El Concello plantea obras para evitar accidentes en un tramo en el que se han sucedido los siniestros mortales

07 nov 2012 . Actualizado a las 04:12 h.

A su paso por el municipio de Valga, la carretera N-550 esconde dos kilómetros muy peligrosos para los conductores. Por esa razón, hace un mes el alcalde José María Bello Maneiro se entrevistó con los responsables de esa vía para urgir que en ella se realizasen, cuanto antes, las obras necesarias para acabar con una cadena de accidentes mortales que ya es demasiado larga. De aquel encuentro salió el alcalde con una encomienda: la de elaborar un anteproyecto de los trabajos que sería preciso acometer para conjurar el peligro de la vía. Y, aunque esa no es una competencia del Concello, el regidor recogió el guante y aceptó el reto.

Mañana, Bello Maneiro volverá a Pontevedra para verse de nuevo con el responsable de Carreteras, al que le entregará un dosier en el que se establecen las actuaciones que es preciso acometer en un tramo que tiene una longitud de dos kilómetros.

El estudio elaborado por el Concello concluye que el punto más crítico en lo que a seguridad vial se refiere se sitúa a un kilómetro de distancia de la casa consistorial, en dirección a Pontevedra. A partir de ese punto, y durante un kilómetro más, se concentrarían la mayor parte de las actuaciones recomendadas y solicitadas por el gobierno local. Estas incluyen la instalación de alumbrado y la construcción de aceras. Además, el gobierno local insta a Carreteras del Estado a que «faga un estudo sobre o estado do firme, por se fora preciso facer algún tipo de reparación ou corrección».