Cinco consellerías trabajan en el decreto de los furanchos

La Voz VILAGARCÍA/LA VOZ.

AROUSA

01 dic 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

La Xunta está trabajando en la redacción de un decreto marco que se encargará de regular la actividad de los furanchos. Así lo explicaron desde la dirección xeral de Turismo. En la iniciativa están implicadas un total de cinco consellerías distintas, que se coordinarán para tratar de encontrar una regulación acorde con las necesidades de este colectivo.

Hace unos días, los propietarios de los furanchos, agrupados en la federación de Pontevedra, exigían a la Administración autonómica que, de una vez por todas, presentara el reglamento que les viene prometiendo desde hace ya tiempo. Amenazaban con que, si en quince días nadie los recibía en la Administración autonómica, iban a comenzar las movilizaciones. Estaban dispuestos a presentarse en todo acto presidido por un responsable de la Xunta para denunciar la situación de estos establecimientos. Y es que hace ya meses que se les prometió un nuevo reglamento que acabase con el instaurado por el bipartito. Pero del mismo, nada se sabe por ahora.

La Administración autonómica explicaba ayer que ya se está trabajando en la elaboración de la nueva normativa. De ella se encarga el director xeral de Administración Local, Norberto Uzal. Con él colaboran otras cuatro consellerías: Sanidade, Cultura e Turismo, Medio Ambiente, y Medio Rural. Se trata, explican en la Xunta, de un nuevo decreto marco al que podrán acogerse todos los furanchos que trabajen como tal, esto es, que abran sus puertas solo durante una determinada época del año para comercializar los excedentes de vino.

En la Xunta advierten que en este nuevo decreto no habrá espacio para los locales que ejerzan como bares, restaurantes y otros servicios hosteleros. Estos tendrán que acogerse a la nueva ley de turismo, en la que también está trabajando la Administración autonómica. El nuevo decreto marco amparará solo a los furanchos, que podrán ofertar solo aquellos servicios propios de este tipo de establecimientos. De hecho, quedarán al margen de la normativa de turismo, pues no serán equiparados con el resto de locales de hostelería.

Lo que por ahora se desconoce es cuándo estará listo el borrador de esta nueva normativa. Los propietarios de los furanchos recuerdan que, en breve, llegará la época en la que deberán abrir sus puertas. Y se quejan de que todavía no saben qué funciones podrán realizar y qué no podrán ofertar a sus clientes.