La limpieza de las playas de A Illa con personal y maquinaria de la Diputación arranca el 1 de junio

Roi Palmás
Roi Palmás VILAGARCÍA/LA VOZ.

AROUSA

18 may 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

La bonanza en la temperatura, la proximidad del verano y el estado de las playas reavivan todo lo que tenga que ver con la concesión de las banderas azules en los arenales de la comarca. En A Illa, donde volverá a haber este período estival dos de esas condecoraciones, se siguen quitando hojas al calendario para que cristalicen los trabajos de acondicionamiento de la costa.

La Diputación de Pontevedra ha concedido una dotación de cinco trabajadores para la limpieza de estas zonas. Además, el ente provincial aportará la maquinaria necesaria para que ese trabajo pueda ser óptimo, ya que empieza a ser un objetivo a contrarreloj.

Todo está previsto para que el próximo día 1 de junio empiecen a trabajar los encargados de estas labores en A Illa. Hasta que llegue ese momento, desde el Concello intentan hacer frente a las necesidades de estas privilegiadas playas y retirar, en la medida de lo posible, los elementos que más afean e incluso contaminan este paraje natural. Y es que el verano ha sido complicado para ello, agravándose sus efectos a raíz de los temporales sufridos en el municipio, que dañaron considerablemente el patrimonio costero.

Desde el Consistorio isleño se ha solicitado a la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) -el organismo que concede las banderas azules- que se renueven en Area da Secada y O Bao-Camaxe.

Aunque se había apuntado que a finales de este mes podría hacerse realidad esta doble concesión, todo apunta a que no será hasta mediados del próximo mes de junio cuando los bañistas de A Illa puedan acudir a los arenales recién condecorados.

A partir de ese momento, cuando se sepa la fecha en la que se icen las banderas, solo quedará la incógnita de cuántos socorristas atenderán a los usuarios de estas localizaciones. El pasado verano hubo un total de ocho profesionales, que velaron por la seguridad de los veraneantes. Desde el Concello insular remitieron una solicitud a la Xunta para que de nuevo concedan estas ocho plazas, ya que se considera que son las mínimas necesarias como para poder ofrecer un servicio de calidad.

En ente autonómico todavía no se ha pronunciado, ni a favor ni en contra de dicha petición, mientras en el gobierno municipal confían en que a partir de la próxima semana se pueda ya hablar con propiedad y confirmar que efectivamente llegará ese grupo de socorristas.