El revolucionario de la música que por una noche fue conservador

Jesús Hierro

AROUSA

20 ago 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Comenzó suavecito con el Lobo López y rumbeando, rumbeando, pero sin excesos, llegó hasta el Mosquito Suicida, canción con la que bajó el telón en Vilagarcía. Entre un tema y otro poco más de hora y media donde el artista mezcló rock, pop o blues, siempre teniendo la rumba como base y referente.

Kiko Veneno reunió a un buen número de personas en A Xunqueira, -la organización dice que fueron 6.000 los asistentes- aunque nada comparable a las cifras registradas el día anterior con la actuación de Los Mejores Años de Nuestra Vida. Sin embargo, solamente en momentos muy puntuales del concierto fue capaz de subir la temperatura con temas como Hace Calor. Pero lo cierto es que el directo no se convirtió en la fiesta que se esperaba.

Los temas mejor recibidos, como siempre, los clásicos. Con canciones como Superhéroes de Barrio o Joselito sí que la rumba de Kiko Veneno fue capaz de animar al respetable, que incluso se atrevió a corear, aunque tímidamente, alguno de sus estribillos. Lo mismo con la bien recibida Volando voy, que parecía que iba a dar poner el cierre a la noche. Un tema con el que tuvo el detalle de cantar su estribillo en gallego, un guiño que es siempre bien recibido. Tras hora y media escasa sobre las tablas, la formación abandonó el escenario. Las luces de A Xunqueira se encendieron y comenzó a sonar la música ambiente. Parecía que aquello tocaba a su fin, y así lo entendió la mayor parte del respetable que comenzaba a abandonar el lugar. Sin embargo, para sorpresa de los asistentes y contra todo pronóstico, Kiko Veneno y su banda volvieron al escenario, tal vez entendiendo que el concierto había quedado escaso y tocaron un par de temas más.

No fue un mal concierto. Sin embargo al rematar daba la sensación de que el artista no se había dejado la piel sobre el escenario. Kiko Veneno fue un revolucionario en la escena musical española que, tal vez por una noche, se volvió conservador.