Las intensas lluvias registradas ayer inundan varias zonas de Rubiáns

La Voz

AROUSA

10 jun 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

La parroquia de Rubiáns se vio, en la tarde de ayer, inundada una vez más a causa de las incesantes lluvias de las últimas horas. Reinaba la impotencia entre los vecinos porque se han cansado de denunciar la insuficiente capacidad del sistema de canalización en su entorno y como consecuencia directa, se volvieron a registrar escenas dantescas para llegar a las casas y para cruzar la carretera, donde llegó a haber hasta 30 centímetros de agua.

La zona de A Laxe tuvo, a media tarde, charcos de gran tamaño que dificultaron el tráfico rodado e impidieron a los vecinos moverse con libertad. El cruce de Perrón fue otro de los puntos conflictivos. En esta confluencia ya se habían registrado inundaciones cuando el volumen de precipitaciones había sido mucho menor. En la tarde de ayer, cundía entre la población de Rubiáns la desesperación porque el problema sigue sin solucionarse y se enfrentaban a una noche incierta en la que la climatología no parecía dar tregua.

El problema sigue radicando en las obras que circundan la parroquia. Las circunvalaciones (norte y sur) de Vilagarcía y las obras del AVE provocan que el agua fluya sin control y que encuentre acomodo en las zonas más bajas, arrastrando además piedra y arena. A eso se une el hecho de que las tuberías existentes no son capaces de desalojar el volumen de agua concentrada y solo cuando los bomberos o Protección Civil acuden, se alivia el problema, aunque no se resuelve.

Xurxo Abuín, el presidente de la asociación de vecinos O Souto, entiende que «o que pasa en Rubiáns non pasa nin no Terceiro Mundo», en referencia a que este problema viene de lejos. Hace dos meses, los vecinos de la parroquia habían advertido la posibilidad de salir a manifestarse en el lugar de Perrón, denunciando a los cuatro vientos su malestar. Asumen que desde el Concello de Vilagarcía no están haciendo todo lo que se puede para poner freno a esta mal ya endémico. No se descarta que en las próximas fechas vuelvan a quejarse.

Falsa alarma en O Grove

En O Grove las lluvias caídas ayer por la tarde crearon alarma, pero no tuvieron mayores consecuencias. Un vecino de la zona de Beiramar llamó a la Policía Local para avisar de que las alcantarillas estaban rebosando lo cual le hacía temer que el agua entrase en su casa. Hasta el lugar se desplazó Protección Civil de O Grove que no llegó a intervenir porque el caudal era muy escaso. También recibieron aviso de inundaciones en el hotel Mar del Norte pero finalmente tampoco fue necesaria su intervención porque la propia empresa resolvió el problema con sus bombas de achique.

En el resto de poblaciones de la comarca no hubo este tipo de incidentes.