El juzgado detectó una «vulneración de derechos» al despedir el Hospital do Salnés a un camarero


El juzgado de lo social donde se decidió que el despido de Francisco Portas, el camarero que trabaja para la empresa Aguinchos -concesionaria del servicio de cafetería del Hospital do Salnés- era nulo, lo hizo «por encontrar una vulneración de los derechos fundamentales del trabajador», como asegura Fernando Ramos, de Comisiones Obreras.

Fuentes del sindicato explicaron que el artículo 28 de la Constitución y la Ley orgánica de libertad sindical se quebrantaron al despedir al trabajador y aducen que el motivo real de la rescisión de contrato «no fue una supuesta queja de una clienta. Fue el hecho de que Francisco estaba promoviendo la convocatoria de elecciones sindicales, como quedó acreditado».

Desde CC.OO. interpretan además que la dirección del hospital y el Sergas son corresponsables del hecho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El juzgado detectó una «vulneración de derechos» al despedir el Hospital do Salnés a un camarero