El Concello solicita a la Xunta el sellado de los desagües denunciados en O Grove

Inmobiliaria La Toja investiga el origen de las aguas que llegan sin tratar a una de las playas de la isla El Concello de O Grove reconoce que en el municipio existen varios desagües ilegales que vierten directamente al mar. La existencia de esos focos contaminantes fue denunciada este fin de semana por la Cofradía San Martiño, que ha alertado de los perjuicios que están generando en sus concesiones marisqueras. Miguel Ángel Pérez asegura que el gobierno local está haciendo «todo o posible para solucionar ese problema canto antes». El alcalde meco considera que los vertidos que se realizan de forma irregular son «casos puntuais». Todos ellos se registran, dice, en zonas del municipio «nas que por un ou outro motivo non se rematou completamente a instalación das redes do alcantarillado».


R. E. O GROVE Tras la última llamada de atención dada por la Cofradía San Martiño, el Concello pretende negociar con la empresa Augas de Galicia, gabinete adscrito a la Consellería de Política Territorial, el sellado de esos puntos. De momento, esas negociaciones se limitan al desagüe ubicado en la zona de San Marcos. «Esperamos que se fagan cargo desa obra», argumentó ayer Miguel Ángel Pérez. Y adelantó que «si non é así, faremos nós mesmos eses traballos».La mayor parte de los vertidos denunciados por los mariscadores proceden, según el primer edil, «de vivendas privadas que quedaron descolgadas da rede de alcantarillado». Por eso, la única solución a la situación creada pasa por «establecer a conexión coas tuberías municipais».Posibilidades El alcalde meco reconoció ayer que el grupo de gobierno sabía de la existencia de esos vertidos. «A confraría xa nos notificara que había algúns afectando ás súas concesións marisqueiras», indicó.El único desagüe cuya existencia había pasado inadvertida para el Concello es el situado en las inmediaciones del puente de A Toxa. «Nesa zona, o tratamento das augas residuais non é responsabilidade nosa», explicó el primer edil. Pese a ello, ayer se dirigió al gerente de Inmobiliaria La Toja para pedir información sobre ese caso.El gerente de la empresa, Luis Moyano, manifestó su sorpresa ante la denuncia realizada por la cofradía. «Las viviendas están enganchadas a la red de tratamiento de fecales», manifestó. Por eso, considera que «sólo existe la posibilidad de que alguien se conectase sin permiso a una de las redes de pluviales, que son aguas que no necesitan tratamiento y que van directamente al mar».La inmobiliaria y el gobierno local han abierto una investigación para averiguar el origen de esos vertidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Concello solicita a la Xunta el sellado de los desagües denunciados en O Grove