Oliver recuerda el Obradoiro como un club «que tiene paciencia, que deja trabajar»

Manuel García Reigosa
M. G. Reigosa SANTIAGO / LA VOZ

ANDAR MIUDIÑO

PACO RODRÍGUEZ

El ahora ayudante de Lakovic puso fin a su carrera como jugador de ACB en Sar

05 feb 2024 . Actualizado a las 19:50 h.

Albert Oliver es una de las leyendas de la ACB. Disputó 22 temporadas, las tres últimas en el Monbus Obradoiro. Se retiró en Sar el 14 de mayo del 2022, ante el Valencia, y el partido se paró para que recibiese un bonito y merecido homenaje. Le faltaba un mes para cumplir los 44 años. Volvió a Las Palmas de Gran Canaria y tras un año como ayudante en el filial amarillo, en LEB Plata, dio el salto al primer equipo. Este domingo regresó al Multiusos formando parte del cuadro técnico que dirige Jaka Lakovic.

Sigue disfrutando del baloncesto, ahora a pie de pista. Desde esa perspectiva, y desde el otro banquillo, vio un Obra que nota la mala racha de resultados: «Está claro que las derrotas pesan, siempre te sacan confianza. Pero siempre compite. Por momentos nos han dejado en muy poca anotación, nos costaba. Nosotros también hemos defendido bien. Al final hemos tenido la suerte de irnos. Lo vi como lo recordaba. Están bien entrenados. Le falta algo más de confianza. Aun así, compite bien. Estuvieron a punto de ganar al Barcelona. No están siendo capaces de rematar los partidos, pero es difícil ganarles».

Tampoco pasó por alto el rendimiento del Gran Canaria a lo largo de los cuarenta minutos: «Hemos estado muy bien en general, sobre todo en defensa. En el primer cuarto nos hizo un poco de daño Mendoza. Pero luego hemos aguantado muy bien el partido, hemos estado muy sólidos, algo que nos había costado en otros partidos. Si no hubiésemos estado así de sólidos, sobre todo en defensa, seguro que hubiésemos perdido».

En su etapa como jugador del Obra también le tocó vivir tramos apurados en la lucha por lograr la permanencia. Apunta que esa experiencia puede ser un punto a favor del equipo: «Saben cómo salir de ahí. Recuerdo en mi último año a Andorra y Burgos, que se vieron ahí, no eran equipos para estar ahí. Eso pesa. En el Obra lo que toca es lo que han hecho siempre, trabajar mucho. Lo que recuerdo de cuando estuve aquí es que es un club que tiene paciencia, que deja trabajar bien. Esperemos que sigan así y seguro que saldrán, porque hacen bien las cosas. Ahora les viene el Unicaja, a ver si consiguen la victoria».