El Obradoiro cede ante un Gran Canaria sólido y constante (72-81)

ANDAR MIUDIÑO

PACO RODRÍGUEZ

Aguantó el mano a mano hasta el último cuarto, en el que los insulares se escaparon

04 feb 2024 . Actualizado a las 20:32 h.

Si el Gran Canaria está a su nivel, las opciones de ganar para el Obradoiro se diluyen. Y eso es lo que sucedió. Una vez más el colectivo de Moncho Fernández se dejó el alma y no dejó de pelear ante un rival con más recursos. Encajó su sexta derrota consecutiva porque con eso no le basta.

El conjunto santiagués firmó un primer cuarto realmente notable, pero no le bastó porque enfrente tuvo un rival que se tomó el partido muy en serio y que exprimió la mezcla del trabajo colectivo y el talento individual.

Moncho Fernández sorprendió en el cinco inicial con Kovliar y Mendoza, al lado de Howard en el perímetro. Y el dominicano fue el factor diferencial del Monbus Obradoiro en ese tramo. No dejó respirar a Brussino y dio mucho oxígeno en ataque con sus entradas a canasta. Anotó once puntos y capturó tres rebotes en algo menos de nueve minutos.

Entre él y Howard llevaban el peso de la anotación. Los insulares estaban muy pendientes de Pustovyi, como había anticipado su entrenador, Jaka Lakovic.

El Gran Canaria es equipo que hace daño dentro y fuera, y que sabe jugar con paciencia. Sus primeros ocho puntos fueron cosa de Happ en la pintura. La siguiente canasta, un triple de Shurna. Y Slaughter fabricó seis puntos en acciones muy bien defendidas.

Del intercambio del primer cuarto, con un parcial 22-24, se pasó a un segundo más atropellado. El Obradoiro apretó en defensa y vio como el rival tardaba casi cuatro minutos en volver a ver aro, con dos tiros libres de Happ. Pero los de Moncho Fernández tampoco estaban finos en ataque.

En este segundo cuarto el equipo incurrió en uno de los pecados capitales que quería evitar, el de las pérdidas de balón. Fueron seis, algunos fruto del exceso de ganas.

El Gran Canaria siguió apretando en su defensa en la pintura todo lo que le permitían los árbitros. Y tenía su talón de Aquiles en lo tiros libres. Marró cinco de los diez que ensayó. El choque se fue al descanso con un 36-38.

Tras el tiempo de asueto el Obra pasó su primer momento crítico, ya que empezó encajando un parcial 0-4 y se vio seis abajo ante un rival muy sólido. Contestó con un 5-0 y a partir e ahí el choque entró en una fase en la que los canarios casi siempre llevaron la iniciativa en el marcador. Los locales se mantenían cerca con mucho esfuerzo. Los visitantes se estiraban. Un triple de Brussino y otro de Slaughter pusieron el 53-58 al final del tercer cuarto.

El partido estaba más del lado de los visitantes porque el Obra estaba cerca pero no encontraba la manera de adelantar. Y todo se le puso en contra.

El Gran Canaria siempre encontraba soluciones en ataque, sobre todo Slaughter, casi infalible. Y aunque no ganó por el arbitraje, hubo una fase de desconcierto que acabó encendiendo a un Sar cariñoso pero que no empuja como antaño. Como quiera que los insulares nunca se desconectaron de partido, al final todos los esfuerzos del Obradoiro fueron en balde.

Ficha técnica

Obradoiro, 72: Kovliar (13), Howard (15), Mendoza (19), Tinkle (6) y Pustovyi (5) -cinco inicial-. Scrubb, Zurbriggen (4), Blazevic (6) , Álex Suárez (2) y Guerrero (2)

Gran Canaria, 81: Albicy (4), Kljajic (4), Brussino (10), Shurna (6) y Happ (19) -cinco inicial- Slaughter (19), Salvó (9), Bassas (4), Pelos (4) y Lammers (2).

Parciales en cada cuarto: 22-24, 14-14, 17-20 y 19-23.

Árbitros: Martín Caballero, Javier Torres y Rubén Sánchez Mohedas. Muy protestados.

Incidencias: Multiusos de Sar.