La solidez del Baskonia se impuso al esfuerzo del Obradoiro (89-79)

ANDAR MIUDIÑO

Paulino Oribe LOF

Los locales se fueron al descanso con seis puntos de renta y no dejaron que los santiagueses amenazaran en la segunda parte

28 ene 2024 . Actualizado a las 22:46 h.

El Monbus Obradoiro volvió a ser un estudiante aplicado al que no le bastó con el esfuerzo previo para sacar adelante el examen y cedió en el Buesa Arena ante el Baskonia: 89-79. Nunca se descolgó, pero tras el intermedio tampoco dio la sensación de amenazar con posibilidades de darle la vuelta a la contienda.

El conjunto santiagués empezó el partido muy centrado, pero esa buena disposición no le valió más que para mantenerse a la par del rival en los compases iniciales. El buen trabajo defensivo no se veía correspondido por el acierto en ataque. No obstante, le servía para que el colectivo de Ivanovic no pudiese correr.

Esa dinámica cambió en los tres últimos minutos. El Obra se atascó y los locales conseguían anotar en los primeros segundos de la posesión, uno de sus fuertes. En cuanto consiguieron meterle ritmo al partido lograron abrir una renta de diez puntos, en poco más de dos minutos, para cerrar el capítulo inicial con un 24-14.

Al Obradoiro no le habían sentado bien los minutos de descanso de Zurbriggen y Pustovyi, que regresaron a la pista para iniciar el segundo cuarto. Bajaron las pulsaciones de la contienda y a la par empezaron a crecer los visitantes, poco a poco, con el base argentino gobernando y con una de esas mini rachas de Jordan Howard que siempre ayudan. El marcador se apretó, 30-28. El Baskonia aceleró y volvió a distanciarse, y Moncho Fernández pidió tiempo muerto con 37-30.

De nuevo se acercó el Obradoiro, a solo un punto, llevando el choque a su terreno, pero un parcial final 5-0 condujo el partido al descanso con un 44-38.

La segunda mitad acabó convirtiéndose en un quiero y no puedo de los visitantes. No se entregaron en ningún momento, pero no encontraron la llave. Y tampoco tuvieron la fortuna ni el cariño de su lado. Su último intento de asustar llegó con un triple de Jordan Howard que ponía el 73-67 mediado el último cuarto. El equipo hizo a continuación una gran defensa, pero el balón acabó llegándole a Moneke en una esquina y clavó un triple sobre la bocina. Entre el propio Moneke, Costello, Markus Howard y Marinkovic venían de firmar un 3/22 en triples el viernes ante el Valencia, en Euroliga. Contra el Obradoiro certificaron un 8/23, que no es un gran porcentaje y que sin embargo hizo daño. Tres fueron anotados muy al final de la posesión. Y la diferencia entre un día y otro son quince puntos.

El Baskonia, que no se vio obligado a pisar el pedal a fondo, controló y vio como varios de sus jugadores se iban pasando el testigo del protagonismo: el trabajo de Sedekerskis en la pintura, las rachas de Markus Howard, el juego dinámico de Moneke, el oficio de Costello... Se fueron turnando cuando el rival amagaba con acercarse.

El conjunto local supo leer el partido en todo momento, también los pequeños detalles, como las acciones de uno contra uno de Mendoza sobre la defensa de Markus Howard, o la manera de evitar que a Pustovyi le llegasen balones cerca del aro. Y se anotó el triunfo con suficiencia.

Ficha técnica

Baskonia 89: Theodore (7), Dani Díez (3), Marinkovic (15), Sedekerskis (10) y Kotsar (2) -cinco inicial-. Markus Howard (15), Raieste (2), McIntyre (6), Costello (16) y Moneke (13).

Obradoiro 79: Zurbriggen (10), Jordan Howard (20), Thomas Scrubb (7), Álex Suárez (6) y Pustovyi (8) -cinco inicial-. Pol Figueras, Blazevic (12), Mendoza (7), Guerrero (1), Álvaro Muñoz (5), Tinkle (3) y Kovliar.

Parciales en cada cuarto: 24-14, 20-24, 22-19 y 23-22.

Árbitros: Carlos Cortés, Sergio Manuel y David Sánchez

Incidencias: Buesa Arena. Vigésima jornada de la Liga Endesa, con 7.566 espectadores en las gradas.