El Obradoiro se oscureció ante el Granada (77-94)

Manuel García Reigosa
M. G. Reigosa SANTIAGO / LA VOZ

ANDAR MIUDIÑO

PACO RODRÍGUEZ

Fue siempre por detrás del marcador ante un rival que se impuso con solvencia en Sar

25 nov 2023 . Actualizado a las 22:00 h.

Hay días mohínos. Al Monbus Obradoiro le tocó contra el Granada. Fue restando a cuentagotas: unas veces, los tiros libres; otras, triples que se salieron, pérdidas de balón absurdas, rebotes hechos que se escapaban de las manos... Así es imposible ganar. Y perdió contra un Granada mucho más sólido, en el que Costa, Cheatham y Kramer se fueron turnando en la anotación para ensanchar el marcador o frenar las reacciones locales. Mandó de principio a fin: 77-94. Sar, que pocas veces se enfada, dejó escapar cierto descontento.

El colectivo de Moncho Fernández encaró mal la contienda y firmó un primer cuarto sin apenas buenas noticias. Ni defendió bien ni atacó con fluidez.

El Granada empezó mucho más entonado, con cinco puntos seguidos de Lluís Costa muy cómodos. Después le tomó el relevo Cheatham, una pesadilla. Cuando se veía liberado para el triple, hacía daño. Cuando se quedaba emparejado con un alguien más pequeño cerca del aro, hacía daño. Firmó diez puntos en diez minutos como el que cose.

El conjunto local sufría en los dos lados, salvo en un arreón de dos triples seguidos de Scrubb y Howard para pasar del 4-12 al 10-12. Fue un espejismo.

En el segundo cuarto Pablo Pin empezó con las rotaciones para dar descanso a sus piezas más fiables. Y el equipo andaluz lo acusó.

No es que el Obradoiro mejorase de manera sustancial, ni que le acompañase la suerte en pequeños detalles, pero tampoco se dejaba llevar por un día flojo. Con eso, y salpicando triples (se le salieron un par del aro mientras Cheatham convertía uno en el otro lado contra tablero), fue recortando diferencias e incluso consiguió igualar, ya contra el cinco de gala nazarí de nuevo en pista, con Tomás en lugar de Kramer. Al descanso se llegó con tres puntos de renta para los visitantes: 40-43.

Tras el paso por los vestuarios volvieron los mismos cincos del inicio del encuentro y el guion del primer cuarto. El Obradoiro, espeso y tontorrón en las pérdidas de balón. El Granada, ligero, sumando con facilidad. En menos de cuatro minutos la renta se fue a los diez puntos, 47-57, y Moncho Fernández pidió tiempo muerto.

Debutó Kovliar, a quien no pareció pesarle el escenario. Pero el Granada aguantó bien los arreones. Unas veces por el acierto propio, otras con decisiones arbitrales como una antideportiva a Badzim pitada por el retrovisor y con retardo, cuando el Obra se había acercado a seis.

Los locales entraron en el último cuarto ocho abajo. Apretando los dientes, se acercaron a cuatro. Pero no era el día. Siempre faltaba coronar, por desaciertos propios o buenas acciones del Granada, que enseguida volvió a estirarse. No solo eso, se fue trece arriba. Moncho Fernández pidió tiempo muerto, a falta de 5.49. Pintaba feo.

Jordan Howard, bien defendido, no encontraba sus tiros. En líneas generales, los nazaríes no dejaron que el Obradoiro se siontiese cómodo en ningún momento del partido.

El Granada abrió la brecha definitiva, de quince puntos, cuando Zurbriggen cometió la quinta, en ataque. Moncho Fernández optó por Pol Figueras y una parte de la grada hubiese preferido a Kovliar. La verdad es que no era el día. Nadie salió al rescate, el rival nunca flojeó y se llevó la victoria con justicia.

El público dedicó una pitada al técnico visitante por pedir tiempo muerto a falta de cinco segundos, con 77-91 en el electrónico. El partido estaba sentenciado, pero pensaba en el basketaverage. Y le salió redondo, porque Kramer clavó un triple.

Ficha técnica

Obradoiro 77: Zurbriggen (6), Howard (5), Scrubb (13), Tinkle (4) y Pustovyi (14) -cinco inicial-. Pol Figueras, Blazevic (9), Badzim (5), Guerrero (2), Álvaro Muñoz (5), Kovliar (5) y Álex Suárez (9).

Granada 94: Lluís Costa (24), Thomasson (10), Tomás (6), Cheatham (20) y Felicio (13) -cinco inicial-. Kayris (2), Christian Díaz (2), Iriarte (3), Kramer (12) y Martínez.

Parciales en cada cuarto: 15-24, 25-19, 24-29 y 13-22.

Árbitros: Javier Torres, Alfonso Olivares y Cristóbal Sánchez.

Incidencias: Multiusos de Sar.