Murcia y Obradoiro, enemigos íntimos

ANDAR MIUDIÑO

Pascu Mendez

La historia de ambos está marcada por paralelismos y desencuentros, y los dos encaran la jornada con bajas, dudas y las redes echadas en el mercado

26 nov 2022 . Actualizado a las 19:35 h.

El Murcia y el Obradoiro, que se verán las caras en el Palacio de los Deportes a partir de las 12.30 horas (Movistar TV, canal 60), podrían decir que son enemigos íntimos, no hasta el punto de necesitarse uno al otro, pero sí porque son muchos los puntos de encuentro, y de desencuentro, a lo largo de sus trayectoria, con un notable paralelismo.

No hace falta recordar aquel célebre play off del 1990 que tardó casi veinte años en resolverse por la vía judicial. La alineación indebida de Esteban Daniel Pérez Beltrán catapultó al club santiagués a la élite en la temporada 2009/10. Ese curso perdieron la categoría los dos equipos. La recuperaron al año siguiente. Y desde entonces enlazan doce campañas consecutivas en la ACB, incluyendo la actual.

Los dos equipos colectivos a la cita de este mediodía sin haber podido encontrar la continuidad debido a las lesiones. De hecho, ambos están en el mercado y esperan cerrar operaciones en cuestión de días.

Contraste económico

La diferencia están en el poder económico, ya que el Murcia suplió la ausencia temporal de Anderson con Niels Giffey, que jugó cuatro partidos y recaló en el Bayern. Y ahora busca un sustituto para Jordan Davis, que estará alejado de las canchas entre un mes y un mes y medio. También se encuentra lesionado el ala pívot Ryan Luther.

Es duda Travis Trice, por un golpe en la cabeza que no le permitió jugar competición europea el miércoles. Pero todo apunta a que estará a disposición de Sito Alonso.

En el Obradoiro los contratiempos se concentran en el perímetro. Westermann no pudo acabar los partidos ante el Valencia y el Málaga, por una lesión en la espalda y una rotura fibrilar, respectivamente. Y los problemas en el hombro de Marcus Paige apuntan en una dirección: lo más probable es que tenga que parar y, entre tanto, no podrá estar a su mejor nivel.

Un ojo puesto en Robertson

Así las cosas, el club lleva tiempo buscando un base para reforzar el equipo y que ocupe un rol similar al de Leo Westermann. No quiere decir que Westermann tenga las horas contadas. Ni mucho menos. Si hay fichaje y el base francés se recupera, Philip Scrubb concentrará sus minutos en el puesto de escolta. Al propio tiempo, el Obradoiro no pierde de vista la búsqueda de un escolta. Y se le abre una puerta para repescar a Kassius Robertson.

Supone un esfuerzo extra, pero está dispuesto a hacerlo ya que supondría traer a un jugador que ya conoce el equipo y al cuerpo técnico. El club tiene sus derechos para la ACB y el jugador ya sabe que lo recibirían con los brazos abiertos. Pero toca esperar.

La lesión de Walker es de distinta índole. El dolor se localiza en la planta del pie, pero no tendrá que parar. Puede jugar en la medida que aguante las molestias, y es de los que no se borran.

Así encaran los dos equipos a una cita en la que al Monbus Obradoiro le preceden cinco derrotas consecutivas. Moncho Fernández espera que no pesen en el ánimo, porque hubo partidos en los que el plantel estuvo a un paso del triunfo: «Duele, sobre todo, por como se producen varias de ellas, porque estás muy cerca de poder ganar. Una prórroga, un punto, el último momento en Granada... Quizás el partido de Gran Canaria, que nos ha ganado con mucha facilidad... En el resto el equipo ha competido, con problemas sobrevenidos en la semana. Creo que esto nos está lastrando y haciendo daño. Entreno con el equipo cada día y lo veo convencido de que estamos a un casi nada de conseguir la victoria, que es el mejor de los remedios».

También la percepción de los entrenadores rivales es la de que el Obradoiro está jugando mejor de lo que indica la clasificación. Sito Alonso se suma a esa tesis: «Creo que es un equipo que está haciendo las cosas muy bien. Es un equipo que juega un baloncesto divertido, que exprime los primeros segundos muy bien y que tiene una variación táctica muy importante».

Espera un partido en el que será clave saber descifrar el baloncesto: «Hay que ser muy inteligentes en el juego colectivo. El control de los ritmos va a ser muy importante».