El Obradoiro deja huella con su laberinto de bloqueos y variantes

Manuel García Reigosa
M. G. REIGOSA SANTIAGO / LA VOZ

ANDAR MIUDIÑO

ADRIAN BAULDE

Los rivales reconocen las dificultades tácticas del baloncesto de Moncho Fernández

17 sep 2021 . Actualizado a las 16:41 h.

El Monbus Obradoiro encara su décimo primera temporada consecutiva en la Liga Endesa, cada año con un proyecto renovado y distinto, con matices en función de los jugadores de cada curso. Pero con el denominador común del baloncesto de Moncho Fernández. Es un equipo que se pasa mucho el balón, que trabaja buena parte de sus acciones de ataque a través de los bloqueos y no tanto a partir de las situaciones de bloqueo y continuación.

Es una puesta en escena que no pasa inadvertida a los adversarios. Es el caso de Guillem Vives, que visitará Sar el viernes de la semana próxima con el Joventut: «Tiene un estilo diferente a lo que vas preparando durante el año. Cuando llega el Obradoiro, sabes que juega un baloncesto un poco distinto al resto. Puede sorprender, pero da un resultado muy eficiente. Si no estás preparado, es muy difícil jugar contra ellos. Si vas llegando a lo que quieren ellos, estás perdido».

El base también destaca el papel que puede jugar la grada: «En Sar hay un ambiente chulo de baloncesto, muy bonito, con una afición que aprieta. Tanto en Valencia como antes con el Joventut he sufrido derrotas allí. Seguro que va a ser un partido muy complicado y espero volver a ver a la gente allí, en la Caldera de Sar, como antes de la pandemia».