Contra un miura


Jugar contra Valencia es siempre un reto mayúsculo y, si además lo haces cuando su único objetivo en la presente temporada es la Liga Endesa, defensivamente es indispensable tratar de provocar el mayor numero de errores en el rival y tratar de que, en la medida de lo posible, no hagan aquello que quieren hacer, sobre todo cuando lo quieren hacer.

Es fácil entender, por lo tanto, la sangría de puntos recibidos en la primera parte, amén de la grandísima calidad de lo taronjas. Solo la sabia elección de jugar un sinfín de balones interiores en el segundo cuarto, sea con los pívots, sea con Mike Daum, sumando los pases perfectos a Álex Suárez frente a una defensa como la de Valencia, que colapsa mucho la zona, nos hizo llegar con vida al descanso. Al inicio del segundo tiempo, la primera acción defensiva de Enoch parecía una declaración de intenciones de que la retaguardia sería más agresiva. Sin embargo, en prácticamente ningún momento el equipo mostró la agresividad y la contundencia que exige un rival como Valencia. A pesar de que en ataque el equipo hizo un buen trabajo, en líneas generales, sin defensa no hay posibilidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Contra un miura