El Obradoiro regaló la gloria en Fuenlabrada: 84-82

Remontó cuando peor lo tenía en el último cuarto y se embarulló en los treinta segundos finales


El Monbus Obradoiro regaló un partido loco en Fuenlabrada: 84-82. Empezó muy bien, se descosió, vio amenazado el basketaveraje de 19 puntos en el arranque del último cuarto, le dio la vuelta y no supo atar el triunfo cuando lo tenía en la mano. Ozmizrak puso el 79-82 a falta de 37 segundos. En el siguiente ataque Trimble dispuso de tres tiros libres. Metió el del medio y el Obra cogió el rebote. Pero Daum se aceleró, se embarulló y el balón se fue al suelo, dio en el pie de Emegano tirado en el suelo y recuperó el Fuenlabrada. Trimble anotó canasta y adicional. Aún dispuso Ozmizrak de un triple liberado desde la esquina, pero no entró. Era un partido para dejar la permanencia muy cerca.

Sobre el parqué del Fernando Martín se citaron dos clubes con dos proyectos de muy distinto corte. En el plano estrictamente deportivo, el Fuenlabrada es un equipo que lleva tres entrenadores esta temporada. Veinte jugadores han vestido la camiseta verde hasta la fecha, además de tres jóvenes de la cantera.

Una vez que se pone el balón en juego, es un plantel que apuesta más por el talento individual, con varios nombres propios capaces de fabricarse sus propias canastas. Empezando por el base, Melo Trimble, que encabeza el ránking de anotación del equipo y que es también el que más tiros consume. Jovan Novak, el otro director de juego, llegado a mitad de curso, tampoco es remiso a la hora de buscar el aro. Es un grupo que siempre quiere correr.

En el Monbus Obradoiro solo ha habido dos movimientos esta temporada, el de Albert Oliver y el de Koniaris, que tuvo un paso fugaz por Sar. Ambas incorporaciones fueron motivadas por las lesiones.

El equipo de Moncho Fernández se pasa más el balón. Son muchos los ataques en los que circula a través de las manos de los cinco jugadores. Es el mismo colectivo y el mismo sello que abrió la temporada en Sar frente al Fuenlabrada. El rival, sin embargo, tal y como apuntó el Alquimista de Pontepedriña antes de viajar a Madrid, ha cambiado sustancialmente.

El choque llegó en tablas al descanso después de que cada bando dominase e impusiese su juego en un cuarto.

El primero fue para el Obra, a pesar de no cerrar bien el rebote. Completó diez minutos muy redondos en ataque, a lomos de la inspiración de Robertson (cuatro triples sin fallo, uno de ellos con tiro adicional). El colectivo de Moncho Fernández supo buscar sus ventajas y sacar mucho puntos desde el tiro libre. Casi siempre obligó a los madrileños a alargar las posesiones y ahí el plantel de Raventós no estuvo fino.

En el segundo cuarto cambiaron las tornas. En cinco minutos el Fuenlabrada enjugó la desventaja de nueve puntos. Trimble y Eyenga, hasta que se lesionó, entraron por la pintura santiaguesa con demasiada facilidad. El partido se aceleró y en la locura se manejaron mejor los locales, que forzaron hasta cuatro pérdidas de balón.

Al Obra le sentaron mal las rotaciones. Con Robertson y Ozmizrak descansando nadie tomaba el relevo anotador. Cuando menos, el conjunto compostelano consiguió frenar el ritmo de puntuación fuenlabreño para irse al intermedio con un 42-42.

El partido se reanudó con la dinámica del segundo cuarto y Trimble le dio una sacudida con dos triples muy seguidos para poner el 61-54. Moncho Fernández pidió tiempo muerto pero no consiguió más que estabilizar la diferencia.

El último cuarto arrancó con el Fuenlabrada desatado y el Obradoiro descosido, con un parcial 7-0 que obligó a Moncho Fernández a pedir tiempo. Dio entrada a Rafa García para tratar de frenar a Trimble. Y, aunque el joven base tuvo un paso fugaz por el partido, el equipo encontró la manera de frenar la sangría.

Cohen lideró una remontada que se quedó a un paso de la cima. Los visitantes volvieron a imponer su ritmo, atascaron al conjunto de Raventós y le dieron la vuelta al marcador entrando en el último minuto. Y cuando tenían la gloria al alcance de la mano, se embolicaron.

Ficha técnica

Fuenlabrada 84: Trimble (31), Samar (2), Meindl (13), Eyenga (14) y Chema González -cinco inicial-. Emegano (8), Alexander (5), Sharma, García, Cheatam (2) y Urtasun.

Obradoiro 82: Oliver, Robertson (28), Czerapowicz (11), Cohen (14) y Birutis (2) -cinco inicial-. Álvaro Muñoz, Ozmizrak (11), Beliauskas (1), Enoch (8), Daum (5), Álex Suárez (2) y Rafa García.

Parciales en cada cuarto: 20-31, 22-11, 25-19 y 17-21.

Árbitros: Calatrava, Jorge Martínez y Alberto Sánchez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

El Obradoiro regaló la gloria en Fuenlabrada: 84-82