El Obradoiro tiene un dilema: ¿Fichar o no fichar?

ANDAR MIUDIÑO

PACO RODRÍGUEZ

Solo suele moverse por causa de fuerza mayor y el margen de maniobra es escaso

16 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El mismo Monbus Obradoiro que sumó cinco victorias en los primeros siete partidos de la Liga Endesa solo ha sido capaz de añadir otras dos en las siguientes catorce contiendas. Ya ha dejado atrás la jornada de descanso de la segunda vuelta y solo le queda por recuperar el choque ante el Real Madrid, que visitará Sar el martes de la semana próxima.

El colectivo de Moncho Fernández sigue estando una victoria por delante de los rivales que ocupan posiciones de descenso. Pero las alarmas ya suenan porque la clasificación se aprieta y la dinámica es preocupante.

No es la primera vez que el conjunto santiagués afronta una situación delicada. Hace nueve años llegó a la jornada 18 con solo cuatro triunfos en su casillero. Negoció la incorporación de Darius Songaila, que tuvo una oferta sobre la mesa. Pero el pívot lituano no terminaba de desvincularse del Galatasaray, el Obra enlazó tres triunfos seguidos (Málaga, Baskonia y Alicante) y al final no se concretó la incorporación. Aquel curso el equipo logró la permanencia en Sar en la penúltima jornada, frente al Valencia, después de dejar pasar dos opciones que parecían más factibles, en Madrid ante el Estudiantes y en Valladolid.

Ahora el debate vuelve a ser parecido: ¿Acudir al mercado de fichajes en busca de un revulsivo o seguir con el mismo grupo, sin mover pieza? No se esperan movimiento a corto plazo, aunque el club está atento a cualquier oportunidad que se le pudiera presentar. Pero es rehén de la normativa.

En un acta de doce fichas, cuatro tienen que ser cupo. En consecuencia, con Pepe Pozas lesionado, los otros cuatro nacionales tienen que estar siempre: Rafa García, Albert Oliver, Álvaro Muñoz y Álex Suárez. En el radar de posibles incorporaciones no hay jugadores que cumplan la condición de cupo y garanticen un salto de calidad.

La opción más remota

En caso de firmar un jugador extracomunitario, Moncho Fernández tendría que descartar a Robertson o Daum en cada convocatoria para hacerle sitio.

Y si hubiese opción de incorporar un comunitario o un cotonú, el Alquimista de Pontepedriña se vería en la tesitura de prescindir de un jugador de los que no son cupo.

Hasta la fecha, el Obradoiro solo ha acudido al mercado cuando las lesiones no le han dejado otra opción. Y ya sabe que no podrá contar con Pepe Pozas en lo que resta de temporada. Pero en su momento ya firmó a Oliver. Y la normativa de cupos limita el margen de maniobra.