El catecismo de Moncho Fernández

Apela a las bases de su ideario en la antesala del choque frente al Estudiantes


santiago / la voz

El Monbus Obradoiro recupera esta tarde en Sar el partido ante el Movistar Estudiantes correspondiente a la jornada decimoctava, aplazado en su día por el covid-19. Comenzará a las 18 horas (Movistar TV, canal 53). Son dos equipos que luchan por la permanencia, con siete victorias los locales y cinco los visitantes. El envoltorio de la cita no altera ni el discurso ni las máximas del Alquimista de Pontepedriña. Apela a argumentos que son una constante en su baloncesto y en los más de diez años que lleva al frente del equipo.

Cada temporada tiene sus matices, los que marcan las características de los jugadores. Pero la esencia siempre ha sido la misma, la de un colectivo que pelea. La resumió en uno de sus célebres tiempos muertos, en el partido de play off ante el Real Madrid, con el resultado y la eliminatoria virtualmente decididos: «Somos el equipo del Obradoiro hasta el final».

PERSEVERANCIA

«Hacer las cosas bien». El técnico santiagués no acabó nada conforme con el último cuarto del Obra ante el Tenerife, en el que encajó 36 puntos. No es un equipo sospechoso en su actitud, pero detectó un dejarse ir que no casa bien con la filosofía del club. En la previa del choque con el Estudiantes fue más preciso en su juicio de valor. Habló de «una bajada de brazos psíquica», en ningún caso de «desidia física» porque «el equipo está haciendo un esfuerzo enorme». Pero después de ponerse a seis puntos del Tenerife con un triple de Álvaro Muñoz nada más arrancar el último cuarto, el Obra encadenó cuatro ataques fallidos y el rival golpeó. Moncho Fernández invoca «la rebeldía. Aunque el partido se ponga difícil, hay que seguir haciendo las cosas».

no es una final

«Todos los partidos son muy complicados en la Liga Endesa». A nadie se le escapa que una victoria supondría un notable impulso y alejarse de un rival directo. El Estudiantes hará las mismas cuentas. Si gana, acecha. Si no, se distancia. Moncho Fernández subraya que «no es una final. Todavía quedarán quince partidos». El primero, este domingo otra vez en casa, frente al Baskonia, que solo ha encajado cinco derrotas hasta la fecha. No le parece más fácil uno que otro porque «todos son muy complicados en la Liga Endesa, todos los equipos tienen argumentos». Resalta que es muy difícil ganar. «Cada victoria la celebramos como un título», apunta para poner en valor cada conquista.

básicos

Las pérdidas de balón, el rebote, el balance defensivo... Cada equipo tiene su perfil y sus puntos fuertes. En el Estudiantes, advierte de que hay jugadores con mucha dinamita. Pero, independientemente del adversario, recuerda que siempre conviene tener muy presentes los denominados «básicos». A saber, entre otros: «Controlar las pérdidas de balón y el rebote, para que no puedan correr al contraataque. Hacer bien el balance, estar bien en el uno contra uno defensivo». Son aspectos que cobran especial relieve ante el Estudiantes, «un equipo con un gran talento ofensivo».

implicación

«Si alguien no quiere estar, no lo puedes retener». Koniaris puso punto y final a su paso por el Obradoiro de manera prematura. Moncho Fernández subrayó al respecto que «si alguien no quiere estar, no lo puedes retener». El base no dio una razón concreta para argumentar su decisión, pero el entrenador barrunta que las expectativas del jugador eran más elevadas, más allá de que el mensaje que recibió el primer día fue claro: «Sé lo que le dije cuando lo presentamos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El catecismo de Moncho Fernández