El Obradoiro no pudo con el ritmo anotador del Tenerife

El equipo compostelano aguantó 20 minutos y se fue apagando tras el descanso


El Monbus Obradoiro flirteó con la sorpresa durante veinte minutos pero acabó claudicando contra un Tenerife que tiene muchos más recursos y que los exhibió en Sar: . No levantó el pie del acelerador en ningún momento, ni cuando los locales aguantaron el ritmo de anotación ni cuando se diluyeron en ataque.

La primera parte acabó con un ajustado 39-38 en el marcador y no resultaba fácil saber si era una buena noticia o un escenario preocupante. Porque daba la sensación de que el Obradoiro estaba realizando un partido notable y el rival, en un día sin alardes, solo cedía por un punto. En lo que sí se notaba una mejoría era en los tiempos de los jugadores en pista, más largos, más parecidos a los de antes de la cuarentena.

La primera sorpresa llegó antes de que comenzase la contienda. Czerapowicz no se recuperó a tiempo y de Koniaris no había ni el rastro. En el transcurso de la contienda llegó una explicación oficial: el jugador pidió la rescisión de contrato y la negociación está en marcha. Debutó Kartal Ozmizrak y dejó detalles de base director.

El partido empezó de la peor de las maneras posibles, con Shermadini merendando en la pintura santiaguesa. En dos minutos puso un parcial 0-7 para abrir boca. El Obra no se descompuso. Contestó con un 9-0 abanderado por Daum.

El ritmo de juego era más el del Tenerife que el de los santiagueses, con muchas posesiones y una alta anotación, con los locales aceptando el intercambio de canastas con buenos porcentajes.

Los visitantes empezaron encomendándose en ataque a Shermadini, después hubo una breve irrupción de Salin y tomó el relevo Marcelinho, que empezó fallón pero se sobrepuso con esas suspensiones que parecen detenerse en el aire con tiempo para decidir si tira u opta por un pase en última instancia.

El segundo acto fue más trabado, más del gusto del Obradoiro. Pero no consiguió rentabilizarlo. El cinco local enlazó sus mejores minutos en defensa y ataque para abrir brecha, 37-28, con un dos más uno de Pepe Pozas. Pero ahí se atascó, y hasta el descanso solo añadió dos puntos más.

Tras el paso por vestuarios el partido volvió a parecerse al del pimer cuarto pero con los locales sin la fluidez de aquellos minutos. Cuando no encuentran puntos en los triples el equipo se resiente.

Tampoco el Tenerife tenía un buen día en la larga distancia. Pero contaba con Marcelinho Huerta y a Shermadini para sumar cuando la circulación de balón no encontraba los frutos esperados. Los isleños fueron aumentando sus ventajas con mucho aplomo para entrar en el último cuarto nueve arriba, con Marcelinho Huertas impartiendo magisterio.

Álvaro Muñoz clavó un triple para devolver algo de emoción. Pero ahí se acabó la capacidad de reacción. Marcelinho contestó con otro triple.

Al Tenerife no se le puede regalar nada. Y Enoch se descentró con una técnica absurda y una pérdida de balón que le costaron al equipo cuatro puntos. Con 55-70 y ocho minutos por jugar Moncho Fernández pidió tiempo muerto.

No sirvió de nada. El Tenerife estaba lanzado y al Obradoiro se le hizo el partido muy largo. A los visitantes solo les faltaba el acierto en el triple y lo encontraron en el epílogo. Firmaron en esos diez minutos 36 puntos, dos menos que en toda la primera parte.

FICHA TÉCNICA

Obradoiro, 71: Pepe Pozas (5), Robertson (17), Daum (21), Álex Suárez y Enoch (2) -cinco inicial-. Álvaro Muñoz (6), Ozmizrak, Beliauskas (5), Birutis (10) y Cohen (4).

Tenerife, 97: Fitipaldo (9), Cavanaugh (4), Salin (7), Doornekamp (2) y Shermadini (19) -cinco inicial-. Sergio Rodríguez, Sulejmanovic (9), Lópoez, Yusta (11), Marcelinho Huertas (22), Butterfiled (10) y Fran Guerra (4).

Parciales en cada cuarto: 24-22, 15-16, 13-23 y 19-36.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Obradoiro no pudo con el ritmo anotador del Tenerife