Versatilidad en ataque


El Obradoiro dominó prácticamente todas las variables que necesitaba para traerse la victoria de Gran Canaria, y eso a pesar de que el partido empezó torcido, acumulando seis pérdidas en pocos minutos y con la presencia de Shurna al tres consumiendo más de lo previsto y desde situaciones de posteo fuera de su habitual repertorio ofensivo.

A partir de ahí el equipo solo concedió tres pérdidas más en casi 35 minutos de juego y logró volcar volumen de lanzamiento a otros jugadores con menor probabilidad de acierto, Andrew Albicy y Frankie Ferrari.

Lo más interesante de esta temporada es la gran versatilidad ofensiva. El Obra produjo puntos de forma completamente diferente en cada una de las dos partes del partido. De los estratosféricos 2,57 puntos por tiro de tres del primer cuarto pasó a anotar únicamente tres triples en el resto del encuentro, pero mantuvo un rendimiento en el entorno de 1,30 puntos por posesión en ambas partes.

La clave final estuvo en el rebote, un factor que venía determinando de manera bastante clara el rendimiento de los canarios. Resultaba imprescindible dominarlo para traerse la victoria y el equipo estuvo fantástico, sobre todo en el último cuarto, capturando el 56 % de los rechaces totales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Versatilidad en ataque