El Obradoiro pica alto

Amarró la quinta victoria en Gran Canaria con un baloncesto muy serio y sin altibajos


El Monbus Obradoiro pisa el acelerador y ya tiene cinco victorias en su casillero. Doblegó al Herbalife Gran Canaria en un partido muy serio y muy igualado porque templó mejor los nervios en el tramo decisivo. Los insulares se precipitaron en los últimos ataques y Oliver manejó con maestría los instantes determinantes.

El primer cuarto fue un festival de anotación, con especial acierto de los dos equipos en la larga distancia, con cinco triples de nueve intentos para los locales y seis de siete para los visitantes.

Esa enorme puntería desde detrás del arco le sirvió al colectivo de Moncho Fernández para compensar las pérdidas de balón. En menos de cinco minutos ya llevaba cinco, y esa era demasiada ventaja para el rival.

Atrás tampoco encontraron los santiagueses la manera de frenar a un adversario que exprimió dos vías de anotación: las acciones de uno contra uno de Shurna ante Czerapowicz y los triples de Dimsa y de Okoye. Entre los tres sumaron 19 de los 26 puntos del equipo en ese primer cuarto.

En ataque el Obradoiro movió el balón con mucho criterio y volvió a contar con la inspiración de Robertson, autor de trece puntos con un solo error en el tiro e incluyendo un triple más adicional desde la esquina tras recibir una asistencia de Oliver por la espalda.

El partido se frenó en el segundo cuarto porque los dos equipos bajaron su producción en la larga distancia: 1/4 en triples para los canarios y 1/6 para los compostelanos. En los dos lados ajustaron mejor las defensas.

Burjanadze asumió el protagonismo ofensivo de su equipo en este acto, mientras que en el Obra aparecieron Birutis y Álex Suárez. La peor noticia par el equipo llegó a falta de poco más de seis minutos para el intermedio, ya que Daum, que reaparecía, se tuvo que retirar al vestuario cojeando.

En los primeros veinte minutos mandó la vocación ofensiva de los dos contendientes, en un duelo que se movió en todo momento en distancias cortas para uno y otro lado y que llegó al descanso con un 43-46 que dejaba todo abierto para la reanudación.

El partido perdió mucha fluidez tras el paso por los vestuarios. El Obradoiro se quedó sin puntos en el perímetro y empezó a tener problemas para cerrar el rebote defensivo. Estaba ante sus peores minutos, pero supo apretar los dientes en defensa para mantener la igualdad en el electrónico. El Gran Canaria tampoco encontraba la tecla en ataque, hasta que en los últimos minutos del tercer cuarto Ferrari se desató y llegó a poner por delante a su equipo.

Las individualidades locales se iban turnando para aguantar a un Obradoiro que combinó las rachas de sus jugadores con un baloncesto más de equipo, con mención especial para la conexión Cohen en el pase y Birutis en la finalización. Eso le dio la victoria.

En el último cuarto el colectivo del Alquimista aguantó bien el intercambio de canastas hasta que faltando apenas tres minutos Wiley cometió una antideportiva. El marcador se fue a un 71-77. A los canarios les entraron las prisas. A los santiagueses les bastó con el aplomo.

Gran Canaria 75: Albicy (4), Dimsa (6), Shurna (11), Costello (7) y Wiley (9) -cinco inicial-. Ferrari (9), Okoye (14), Beirán (6) y Diop.

Obradoiro 85: Pozas (6), Robertson (21), Czerapowicz (5), Cohen (10) y Birutis (19) -cinco inicial-. Oliver (7), Enoch (4), Álvaro Muñoz, Daum (5), Beliauskas (4) y Álex Suárez (4).

Parciales en cada cuarto: 26-25, 17-21, 17-15 y 15-24.

Árbitros: Carlos Peruga, Esperanza Mendoza y Javier Torres. Eliminados por cinco personales Burjanadze y Costello.

Incidencias: Gran Canaria Arena. Partido de la séptima jornada de la Liga Endesa, jugado a puerta cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Obradoiro pica alto