Solo dos técnicas a Moncho Fernández frenaron a un gran Obradoiro en Madrid

Los árbitros estropearon un partido extraordinario en el tercer cuarto


El Obradoiro pudo con todo menos con dos técnicas consecutivas a Moncho Fernández que resultaron definitivas, cuando mejor estaba el equipo. El Real Madrid no desaprovechó la ocasión, le dio la vuelta al marcador y contuvo el último arranque de orgullo santiagués en el tramo final: 84-77. El equipo encontró la perfección que pedía su entrenador en la jornada previa, pero le sucedió lo que a la Armada Invencible.

El Monbus Obradoiro se fue al descanso con cuatro puntos de renta fruto de una propuesta valiente, contestando al ritmo de anotación del Real Madrid de la misma manera.

Laso empezó con un quinteto poco habitual, con los tres argentinos en pista más Thompkins y Tavares por dentro. En el de Moncho Fernández no hubo sorpresas de inicio, pero sí en el devenir de la contienda, porque los tres bases se repartieron los minutos.

Pozas se fue al banquillo en los compases iniciales por un problema en una zapatilla. Salió Oliver, que llevó las riendas con firmeza. Volvió el malagueño y, cuando Laso dio entrada a Alocén, Moncho Fernández hizo lo propio con Rafa García. Igual que había saltado a la pista Robertson en cuanto lo hizo Llull en el otro lado. Al canterano no le pesó el escenario.

En ese primer cuarto el conjunto blanco anotó la mayor parte de sus puntos en la pintura mientras que el Obradoiro respondió con un extraordinario seis de nueve desde detrás del arco. El parcial fue 23-25.

En el segundo acto el Real Madrid mejoró su actividad defensiva. Forzó dos pérdidas de balón en los dos primeros ataques compostelanos. Ahora el colectivo de Moncho Fernández tenía más problemas para fabricar sus ataques y cuando se vio más atado se encomendó a Robertson. El canadiense respondió con un recital, con seis canastas dobles de todos los colores. Y venía de anotar tres triples en el primer cuarto. Se fue al intermedio con 21 puntos, casi la mitad de los de su equipo.

Los primeros veinte minutos fueron un visto y no visto, un entretenido intercambio de puntos entre dos equipos que evidenciaron una clara vocación ofensiva.

Tras el intermedio, los árbitros estropearon un encuentro extraordinario en un ataque de autoridad cuestionable, hacia el más débil. El tercer cuarto arrancó entrecortado, pero fue el Obradoiro el primero en coger vuelo, con dos triples seguidos de Beliauskas. Y cuando el equipo tenía una ventaja de ocho puntos le rompieron la magia. Le pitaron una personal en ataque a Cohen, protestada por Moncho Fernández, que vio la técnica. Acto seguido pidió el mismo respeto que para Pablo Laso, porque al técnico blanco le estaban consintiendo sus discrepancias. Vio la segunda técnica y tuvo que irse al vestuario.

El equipo se descentró, perdió la concentración que venía exhibiendo. A ello le añadió un sinfín de problemas para cerrar el rebote. Y el Real Madrid lo aprovechó para endosar un 14-1 y para cerrar el tercer cuarto con un 61-54 que ya parecía definitivo, no tanto por la diferencia cuanto por la inercia. No hay más que repasar los marcadores de cada cuarto para calibrar la incidencia de la acción más determinante.

El Obradoiro se rehízo. Contestó con un 0-8 ante un rival que subió varios grados su nivel defensivo, sobre todo en el emparejamiento de Taylor con Robertson.

Los compostelanos aguantaron hasta que restaban tres minutos. De un 73-72 se pasó a un 80-72 en minuto y medio. La risa de Oliver viendo como pintaban en una zona y en la otra en el antepenúltimo tiempo muerto valía más que mil palabras. Al final, un 84-77 que supo a poco a la expedición santiaguesa.

Real Madrid 84: Campazzo (5), Laprovittola (19), Deck (13), Thompkins (12) y Tavares (14) -cinco inicial-. Llull (7), Alocén (4), Garuba (2), Taylor (6), Rudy Fernández (2).

Monbus Obradoiro 77: Pozas (6), Beliauskas (15), Czerapowicz, Cohen (8) y Birutis (9) -cinco inicial-. Oliver (3), Álex Suárez (3), Rafa García, Robertson (26), Álvaro Muñoz (4) y Enoch (3).

PARCIALES EN CADA CUARTO: 23-25; 17-19; 21-10 y 23-23.

ÁRBITROS: Calatrava, Araña y Fernández Carretero. Descalificaron a Moncho Fernández con doble técnica.

INCIDENCIAS: Wizink Center. Partido aplazado de la cuarta jornada, dipsutado a puerta cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Solo dos técnicas a Moncho Fernández frenaron a un gran Obradoiro en Madrid