La permanencia del Obradoiro pasa por mantener el mismo nivel en Sar

El conjunto compostelano jugará a domicilio ante los tres colistas de la Liga Endesa


SANTIAGO / LA VOZ

El Obradoiro realizó una primera vuelta en la que hizo muy bien sus deberes, a pesar de las múltiples lesiones y los contratiempos que impidieron al equipo rendir todavía a un nivel mayor. Con muchas caras nuevas otra vez en el plantel, el colectivo que prepara Moncho Fernández volvió a adquirir el ritmo necesario para estar lejos de los puestos de descenso. Tampoco fue un obstáculo el duro calendario que le tocó en suerte a los compostelanos, que en las primeras jornadas tuvieron que recibir en la caldeira de Sar a los todopoderosos Barcelona y Real Madrid, que siguiendo la lógica se llevaron la victoria de la capital gallega.

El cinco gallego concluyó la primera mitad de la competición con siete triunfos, que amplió a nueve (Valencia Basket y Manresa) en las cuatro jornadas iniciales de la segunda vuelta. Todo va sobre ruedas, aunque nadie se fía, sobre todo si miramos las experiencias de cursos anteriores. Sin ir muy lejos, podemos observar lo que ocurrió en la temporada pasada. El Obra llegó al ecuador de la competición también con siete victorias. El arranque de la segunda parte fue espectacular, pues los de Moncho Fernández firmaron tres triunfos (Murcia, Valencia Basket y Breogán) en las cuatro primeras fechas.

Los obradoiristas se presentaron al finalizar la jornada 21 con diez triunfos, uno más que en la actualidad. El objetivo estaba al alcance la mano, sobre todo teniendo en cuenta que los dos colistas tenían la soga al cuello, con unos balances infinitamente inferiores. El Murcia contabilizaba por aquel entonces seis victorias y quince derrotas. El colista Gipuzkoa, cuatro y diecisiete.

Un cambio

Entonces, y este es el principal motivo por el que el Obra no puede vender la piel del oso antes de cazarlo, llegó la debacle. El equipo se transformó y la suerte le dio la espalda. En las trece jornadas finales, los registros del Obra fueron deprimentes: un triunfo y doce derrotas. Evitó el descenso en la última jornada, en el suspiro final. Sufrió más que nunca. Cuando parecía que lo tenía todo a favor, llegó la pájara y el miedo se apoderó de un equipo que evitó el caos.

Por eso, los nueve triunfos del curso actual no permiten ni el más mínimo error. El Obra está con cuatro victorias por encima del descenso, ventaja suficiente para evitar el nerviosismo y jugar con la tranquilidad necesaria para no caer en una dinámica adversa.

La permanencia pasa por Sar. En la capital gallega, el Obra sumó siete de sus nueve triunfos. Después de caer en Santiago en tres de los cuatro primeros duelos como local (Barcelona, Real Madrid y Baskonia), el colectivo de Moncho Fernández se puso las pilas y logró sonreír en seis de sus siete siguientes compromisos en casa, una racha que le situó en la zona tranquila del pelotón. A domicilio solo ganó en Murcia y Manresa.

Trece finales

Después de la Copa del Rey y del parón por las selecciones, al Obradoiro le quedarán trece finales. Seis de estos encuentros serán en Sar, por donde pasarán Murcia y Joventut, en marzo; Gran Canaria, Tenerife y Unicaja Málaga, en abril; y Zaragoza, en mayo, en la jornada de clausura de la fase regular.

Ante estos seis rivales en la primera vuelta, jugando como visitante, el Obra solo pudo firmar una victoria (Murcia, 90-95). Perdió en cinco ocasiones, sufriendo incluso algunos marcadores casi escandalosos: Joventut (101-77), Gran Canaria (102-100), Tenerife (90-78), Unicaja Málaga (85-67) y Zaragoza (96-64). En Sar, la escuadra gallega deberá afrontar en lo que resta de competición un calendario muy exigente y medirá sus fuerzas ante un adversario que está peleando por la permanencia (Murcia), contra tres conjuntos que se pasean por la zona de play off (Zaragoza, Tenerife y Málaga) y frente a otros dos (Gran Canaria y Joventut) que de momento se encuentran en situación de máxima alerta pero que entre sus objetivos está quedar al final del trayecto en el grupo de los ocho mejores.

A domicilio

Como visitante, al Obradoiro le quedan otras siete finales, aunque claramente la permanencia pasa por Sar. En cancha ajena, el cinco de Moncho Fernández deberá visitar a Bilbao Basket, Real Betis y Barça, en marzo; Fuenlabrada y Estudiantes, en abril; y Real Madrid y Burgos, en mayo. El calendario a domicilio también es para echarse a temblar.

En la primera vuelta, jugando como local, el Obra consiguió ante estos siete rivales un total de cuatro triunfos (Bilbao, 98-96; Real Betis, 82-73; Fuenlabrada, 78-77; Estudiantes, 78-57) y tres derrotas (Barcelona, 86-92; Real Madrid, 76-83; Burgos, 73-76). Dos de estas citas parecen misión imposible ante los dos grandes candidatos al título (Barça y Madrid), pero el Obra tiene muchas esperanzas depositadas en los desplazamientos a las canchas de los tres colistas Real Betis, Fuenlabrada y Estudiantes. Bilbao y Burgos, los otros dos rivales con los que se encontrará en el camino el Obradoiro, sueñan con el play off.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La permanencia del Obradoiro pasa por mantener el mismo nivel en Sar