El Obradoiro mira hacia dentro

Nick Spires apela a la defensa y la concentración para plantar cara al Valencia en Sar este domingo


santiago / la voz

Nadie echa balones fuera en el Monbus Obradoiro. Al recordar el mal partido del equipo en Andorra, Pepe Pozas subrayaba que no era una cuestión de desidia sino de no haber hecho bien las cosas. Nick Spires, que cumple su tercera temporada en Sar, reflexiona en la misma dirección. Al igual que el base, apela al trabajo diario y a la concentración máxima para elevar el rendimiento. El equipo mira hacia dentro en busca de soluciones.

El pívot sueco reconoce que el Obra está siguiendo una línea irregular, a veces dentro de un mismo partido. Y, con carácter general, pone el acento en las pérdidas de balón como uno de los factores que están pasando una factura más elevada, no tanto por el número cuanto por el alto coste que están suponiendo.

Spires analiza más en detalle este aspecto del juego: «El mayor problema de las pérdidas de balón es que den paso a contraataques y puntos fáciles. Así el rival coge mucho ritmo. Es algo que puede pasar, pero no debemos caer en la frustración. Recibir dos o tres puntos después de una pérdida es un golpe más duro que si los encajas tras una buena defensa. Tanto en un caso como en el otro lo importante es no venirse abajo y seguir el plan de partido».

La defensa es siempre el caballo de batalla, la base para asentar la solidez. Spires pone el ejemplo del partido ante el Burgos, a pesar de la derrota: «Ese día no tuvimos mucho acierto, pero lo que nos dio opciones en el partido fue la defensa. Lógicamente, el ataque influye. Si estás tres o cuatro jugadas sin anotar y el rival coge el rebote y puede salir con velocidad, se nota. Pero defendimos bien. Y sacamos los tiros que queríamos, aunque no tuvimos buenos porcentajes. Es muy importante tratar de seguir el plan de partido, estar sólidos atrás y encontrar los tiros dónde queremos».

El año 2020 arrancó con la baja de Álvaro Muñoz por una rotura fibrilar. Calloway jugó en Málaga y ante el Burgos, pero muy mermado. Y ya fue no pudo viajar a Andorra. Kostas Vasileiadis vuelve tras casi tres meses alejado de las canchas y todavía está lejos de su mejor nivel.

Spires es partidario de no darle demasiadas vueltas a las adversidades: «Obviamente, las ausencias se notan. No podemos fijarnos en eso. Lo que nos ayuda es hacer nuestro trabajo, aunque sabemos que nos falta gente. Los que estamos tenemos que sacar los partidos adelante».

Ante el Valencia, próximo rival en Sar este domingo a las 20 horas, el desafío es mayúsculo. Llega un equipo en racha. Si tuviera que escoger un nombre propio del conjunto taronja, el pívot sueco del Obradoiro no duda: «Dubljevic es un jugador especial, listo, muy completo».

En todo caso, resalta que «no solo es Dubljevic. Juegan como equipo. Tienen un gran nivel. Como todos esta temporada en la ACB. Ha subido de una manera increíble».

Plan de partido

En consonancia con las reflexiones anteriores, Spires anticipa el tipo de partido que le interesa al Obradoiro: «Tenemos que hacer nuestro juego, buscar los tiros que queremos sacar nosotros, no perder el balón, intentar que no puedan correr. Esto no significa un ritmo más alto o más bajo. Si podemos correr lo haremos. Si hay que ir más despacio para buscar nuestros sistemas, lo haremos. Nuestra defensa tiene que ser determinante».

Proclama una fe sin fisuras en el colectivo: «Tengo mucha confianza en los compañeros y el equipo técnico. Hemos demostrado muchas veces que podemos estar ahí. Si mejoramos lo que tenemos que mejorar a lo largo de la semana y todos estamos en la misma página, vamos a dar guerra, seguro. Debemos centrarnos en las cosas que dependen de nosotros, en dar pequeños pasos cada día. En esa línea, y siguiendo el plan de partido, vamos a tener posibilidades».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Obradoiro mira hacia dentro