La sangría de los tiros libres y el análisis de las acciones que los provocan

Moncho Fernández elude cualquier atisbo de polémica


Lanzar más tiros libres que el rival no siempre es sinónimo de victoria. De hecho, el Obradoiro cayó en Zaragoza en el partido en el que más diferencia hubo a su favor en este apartado, 21-12. Y lo mismo sucedió en Badalona, donde dispuso de dos más: 27-25. Pero los números también dicen que en seis ocasiones el rival se fue más veces a la línea de 4,60 metros. Ante el Andorra, el colectivo santiagués no lanzó su primer tiro libre hasta el minuto 31. Al final tuvo seis, y solo dos de ellos por haber superado el rival el cupo de cuatro faltas. En el anterior encuentro en casa el Baskonia se fue al descanso con solo seis faltas personales cometidas.

Preguntado al respecto, por las conclusiones a las que llega el cuerpo técnico en las revisiones detalladas de cada partido cuando toca poner la lupa sobre este apartado, Moncho Fernández evitó la polémica: «Los tiros libres son una sangría para cualquier equipo. Nos fijamos en los puntos que recibimos, pero no hacemos más análisis que aquello que depende de nosotros. Vemos qué faltas son evitables por nuestro lado, en qué momento de la acción ofensiva del rival hacemos la falta... En todos esos aspectos sí ponemos atención y tratamos de mejorar. Si me pregunta por otros aspectos, por supuesto que no le dedicamos mayor atención».

Designación arbitral

La ACB ha encomendado el arbitraje del Valencia-Obradoiro de este sábado a la tripleta integrada por Martín Bertrán, Sergio Manuel y Jacobo Rial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La sangría de los tiros libres y el análisis de las acciones que los provocan