De Zeeuw: «Cada día sin molestias es una bendición tras un año de mierda»

El pívot belga completó buenos minutos ante el Real Madrid


Maxime de Zeeuw está volviendo. La pasada campaña no pudo mostrar su nivel, por las continuas lesiones. Ahora, poco a poco, empieza a verse al pívot que todavía no ha logrado exprimir su potencial en Sar. Al joven Garuba, que se fue del partido con trece rebotes, siete de ellos en ataque, y que es especialmente pegajoso en defensa, le hizo dos descosidos en el poste bajo. El juego interior del Obradoiro rayó a gran altura y aportó buenos minutos en el primer cuarto.

El belga confirma las buenas sensaciones que se perciben desde fuera: «Voy paso a paso, lo más importante es el equipo. Estoy haciendo todo lo posible para recuperar mi nivel. Estoy cometiendo menos errores. Me noto contento. Es una temporada larga. Estoy aquí para ayudar al equipo al máximo. Cada día sin molestias es para mí una bendición, increíble, después de un año de mierda como el pasado. Estoy muy contento aquí y con estos compañeros».

Poco a poco va conquistando minutos. Pero no gana para disgustos con los arbitrajes. Es el jugador que más personales acumula en función del tiempo que está en cancha, con el colofón de la doble técnica que le pitaron a él y a Carrol. Prefiere eludir el debate: «No puedo hablar sobre los árbitros. Es algo que no puedo cambiar, que no depende de mí. Debo estar centrado y creo que son buenos».

El camino del equipo

Al poner el foco sobre el equipo, subraya que el partido del sábado es el que debe marcar la línea: «Creo que tenemos que jugar como ante el Real Madrid todos los partidos. No podemos solo hacerlo bien contra el Barça o el Madrid. Este encuentro es un ejemplo de que podemos hacer un baloncesto de alto nivel. Vamos a seguir trabajando».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

De Zeeuw: «Cada día sin molestias es una bendición tras un año de mierda»