El Obradoiro cumple 49 años al borde del infarto

La defensa y las rachas de Magee le dieron la victoria ante el Bilbao tras dos prórrogas


El Monbus Obradoiro se regaló una victoria ad astra per aspera en su 49 cumpleaños. Llegar al triunfo de una manera más enrevesada es imposible. La tuvo en su mano, en un partido sufrido y sudado por las dos partes. A siete segundos para el final Calloway puso el 73-70 en el marcador con dos tiros libres. Eterno dilema: ¿falta o defender el tiro? Arriesgó a la espera del fallo y le salió mal. Kulboka clavó un triple. Aún quedó tiempo para pizarra y una postrera jugada, pero se salió del aro el medio gancho de Brodziansky. El partido se fue a la prórroga, el Bilbao recuperó la fluidez en ataque pero regaló el último minuto y se tuvieron que jugar otros cinco. Y no hubo una tercera prórroga porque el último balón visitante se paseó por el aro y se salió. Se desató el júbilo.

Lo que sí hubo fue un factor diferencial: Fletcher Magee. El escolta americano tiene tiro y tiene puntería. No se arruga. Puede coger rachas o no. Pero, si está en pista, es una amenaza. Los tres triples seguidos antes del descanso y el tres más uno de la última prórroga fueron oro puro en momentos compliados.

Al igual que sucediese ante el Barça, los tiros libres fueron determinantes en un partido muy igualado. Ese oxígeno llegó más a los visitantes, que supieron aprovecharlo.

Como cabía prever, el conjunto de Mumbrú fue un equipo muy incómodo, paciente hasta la extenuación en ataque y pegajoso en defensa. Con esa receta y una buena dosis de acierto en el tiro venía de lograr una victoria en Tenerife y otra en casa ante el Valencia. Y ese fue el manual que abrió en el Multiusos de Sar.

Se hace raro ver de traje a Mumbrú y Javi Salgado, que poco tiempo atrás pisaban el parqué con criterio de buenos jugadores. Ahora, desde el banquillo, han armado un equipo que no es alto pero rebotea, que no sobresale por su poderío físico pero aguanta bien en el cuerpo a cuerpo, que no parece pero está y hace daño.

Lo mejor para el Monbus Obradoiro en la primera parte fue el marcador, ya que se fue al descanso tres abajo cuando tres minutos antes perdía por diez, después de ir siempre a remolque, apretando a los dientes. Porque era el conjunto vasco el que marcaba el compás.

El colectivo de Moncho Fernández tiene mucho margen de crecimiento por delante. Todavía no ha engranado las marchas largas, por lo que tiene que jugar con el motor subido de vueltas. Le cuesta encontrar sus tiros, tanto dentro como fuera.

En el primer cuarto desatascó Kostas Vasileiadis y en el segundo Magee, con tres triples consecutivos que dibujaron un parcial 9-0 cuando peor pintaba el partido para el cuadro santiagués.

Tras el tiempo intermedio el Obradoiro mejoró sus prestaciones defensivas, con más actividad sobre las líneas de pase, provocando más pérdidas de balón. Obligó al rival a pensar más en la tarea de la circulación. Consiguió frenar la producción vasca.

Con eso, otra racha explosiva de Magee y más actividad cerca del aro consiguió darle la vuelta al marcador y cerrar el cuarto siete arriba.

Le duró poco la alegría. Sin Calloway y Magee el equipo se atascó. Tardó más de tres minutos en ver aro. Y el Bilbao se acercó en un visto y no visto con un dos más uno de Rousselle y un triple de Bouteille.

Volvieron el escolta y el base americanos. Y el partido entró en una fase de equilibrio, con pequeñas ventajas para el Obradoiro que no fueron suficientes para evitar la prórroga.

En el tiempo suplementario el Bilbao salió lanzado, con un parcial 0-5. El Obra no se descompuso y fue capaz de forzar otro añadido. Esta vez se le escapó al equipo vasco, que entró con cuatro de ventaja en el último minuto y dispuso de dos ensayos en el último ataque.

Esta vez fueron los visitantes los que levantaron un imposible. Magee abrió una brecha con un increíble tres más uno. El Obra entró con cinco de renta en el último minuto. Pero la entregó con 21 segundos por jugar. A trece, Tomeu Rigo envió a Calloway a la línea de personal. Puso el 98-96 con trece segundos por delante. Salió cara para los de casa.

Obradoiro 98: Calloway (18), Vasileiadis (15), Czerapowicz (5), Daum (7), Kravic (12) -cinco inicial-. Magee(25), Brodziansky(18), De Zeeuw (2), Spires, Muñoz y Pozas.

Bilbao Basket 96:: Bouteille (10), Martinez (5), Rousselle (8), Kulboka (19) y Balvin (15) -cinco inicial-. Brown (23), Rodríguez (8), Schreiner, Rigo, Cruz, Sulejmanovic (2) y Lammers(6).

Parciales en cada cuarto y las dos prórrogas: 15-17; 23-24; 26-16; 9-16; 11-11 y 14-12.

Árbitros: Martín Bertrán, Juan de Dios Oyón y Arnau Padrós.

Incidencia: Multiusos de Sar. Tercera jornada de la Liga Endesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El Obradoiro cumple 49 años al borde del infarto