Reparto de minutos en la dirección del juego obradoirista

Fue otra de las asignaturas que quedaron pendientes en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza


SANTIAGO / LA VOZ

El Obradoiro no encontró la fórmula para frenar el juego del Zaragoza. La intensidad defensiva del colectivo que entrena Porfirio Fisac fue una losa con la que no pudieron los compostelanos. Moncho Fernández lo intentó de mil maneras, pero ni siquiera con sus rotaciones ni con los tiempos muertos pudo evitar más sangre en la herida del cuadro gallego.

Buscó soluciones desde la dirección del juego obradoirista, pero esta vez los bases no fueron capaces de enderezar el rumbo del equipo. Earl Calloway fue el que más tiempo estuvo sobre la pista del Príncipe Felipe, con casi 16 minutos. Aportó 7 puntos. Pepe Pozas jugó 13 minutos, con 6 puntos (2 triples). A David Navarro, que todavía no está al cien por ciento, también le tocó dirigir la desafinada orquesta. Moncho Fernández lo utilizó durante 13 y medio. Convirtió una canasta y contribuyó con 5 asistencias.

Contra el Barça

Contra el Barça, el base andaluz fue quien tuvo mayor responsabilidad al disputar casi 21 minutos, con 2 puntos y 6 pases de canasta en su expediente. Calloway jugó 14 minutos contra los catalanes, con 3 puntos (1 triple de 3 ensayos) y 4 asistencias. David Navarro, con problemas para ejercitarse durante varias sesiones de la semana, apenas pudo participar durante cinco minutos, tiempo en el que muy poco pudo aportar al colectivo. Ante los de Pesic fue Calloway quien salió de inicio en el puesto de base. Frente al Zaragoza le tocó el turno al capitán Pozas.

La dirección del juego obradoirista fue otra de las asignaturas que quedaron pendientes en el pabellón Príncipe Felipe y que deberá mejorarse en el próximo duelo en Sar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Reparto de minutos en la dirección del juego obradoirista