El Obradoiro desaparece en Zaragoza

El conjunto compostelano se perdió en el arranque del primer cuarto y ya nunca regresó al partido


SANTIAGO / LA VOZ

El Obradoiro no se vio en Zaragoza: 96-64. Ni siquiera aterrizó. En la segunda jornada de la Liga Endesa, el cuadro compostelano estuvo desaparecido, totalmente despistado, sin chispa y firmando una nefasta actuación. Perdido, sin energía y sufriendo un marcador de escándalo ante el Zaragoza, que bajó la intensidad en el último cuarto y permitió a los de Moncho Fernández disfrazar un poco el abultado marcador final. El Obra de Zaragoza solo se pareció al Obra que perdió en Sar ante el Barcelona en el color de la camiseta.

El equipo de Moncho Fernández no jugó el primer cuarto. Renunció a los diez minutos iniciales. Sin ideas en ataque y muy débil en defensa, los obradoiristas apenas corrieron ante un Zaragoza perfecto, que convirtió casi todo lo que intentó. El Obra se presentó con sueño en el Príncipe Felipe.

Lo aprovechó bien el cinco aragonés, que se puso con una ventaja en el luminoso gracias a un parcial de 8-0. Los gallegos fallaron sus dos primeros triples, lanzaron sin mucha convicción, cerrando Pepe Pozas un poco la herida con una canasta de larga distancia. Pero fue un espejismo. El Obra siguió con las sábanas pegadas al cuerpo y con los ojos totalmente cerrados, después del tiempo muerto y de la gran bronca de Moncho Fernández.

Los consejos del técnico de Pontepedriña sirvieron de bien poco. Más bien no sirvieron de nada, pues sus jugadores mantuvieron el paso cambiado ante un adversario muy fiable y arrollador. Las diferencias fueron aumentando sin el Obra poder encontrar la fórmula para resucitar.

Los aragoneses, con Radovic y Fran Vázquez inspirados, incrementaron su renta hasta los 18 puntos en varias fases del primer acto (24-6 y 27-9). Calloway convirtió un triple para el Obra, que acabó el primer parcial con ocho pérdidas y con una desventaja de 20 puntos (32-12).

Sin recursos

Sin apenas recursos ofensivos (dos canastas y dos triples), con un despiste monumental y con muy malas decisiones, los de la capital gallega tenían todas la de perder en un duelo al que ni se presentaron.

El arranque del segundo cuarto fue similar a todo lo que aconteció con anterioridad. Jonathan Barreiro anotó la primera canasta, el Obra en un abrir y cerrar de ojos tuvo tres pérdidas más y Moncho Fernández se vio obligado a agotar en el minuto inicial un tiempo muerto. Su equipo estaba con falta de oxígeno. Sin carácter. Con la vista totalmente nublada.

Pozas firmó su segundo triple, pero el Zaragoza ni se inmutó, pues dominó todas las facetas del juego ante un rival sin sangre. El cinco local alcanzó su mayor renta a dos minutos para el descanso con un nuevo lanzamiento de Radovic (49-19).

El Obra cerró la primera parte con solo veinte puntos en su casillero, ocho de ellos en el segundo cuarto. Los tiradores estuvieron muy apagados y en el rebote los compostelanos tampoco encontraron ventajas.

Pocos cambios

Tras las vitaminas del descanso, las nuevas órdenes del técnico y el reconocimiento de culpa, el Obra estaba obligado a cambiar su actitud para evitar el ridículo y no sufrir una marcador de escándalo ante el Zaragoza.

Sin embargo, a pesar de mejorar un poco en defensa, en el tercer acto el cinco compostelano tampoco alcanzó el nivel mínimo. Estuvo un poco más fino en ataque. Radovic, el ex del cuadro gallego, fue una auténtica pesadilla. Hizo lo que quiso y mantuvo siempre firme a su equipo, que en el tercer cuarto incluso incrementó la renta hasta los 34 puntos (69-35). El Obra anotó en este tercer parcial casi tantos puntos como en toda la primera parte.

El último cuarto ya no tuvo historia. Los locales bajaron la intensidad de su defensa al disfrutar de un marcador tan elevado a su favor y Fisac apostó por más rotaciones y por darle minutos a los más jóvenes ante un Obra sin vida, que fue mejorando, aunque escasamente, en el lanzamiento exterior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Obradoiro desaparece en Zaragoza