Kravic cedió al cortejo del Obradoiro

«Es el equipo que más creyó en mí y me gusta ir a los sitios donde me quieren», resumió el pívot


santiago / la voz

Dejan Kravic es internacional con Serbia y tiene también la nacionalidad canadiense, país en el que se crío y se formó. Tras su segundo año universitario en York, Toronto, se trasladó a Georgia Tech. Como jugador profesional ha desarrollado toda su carrera en Europa, en Grecia, Holanda, Bélgica e Italia, y se apresta a iniciar una nueva travesía en el Monbus Obradoiro, en la Liga Endesa. No entraba en los planes de Sasha Djordjevic para la Virtus Bolonia 19/20. Desde Sar le hicieron llegar el mensaje de que estaban dispuestos a esperarlo para el caso de que decidiese cerrar su etapa italiana. Así fue. Moncho Fernández lo recibió con los brazos abiertos.

Ese interés inequívoco unido al deseo de competir en la ACB resultó determinante para que aceptase la oferta santiaguesa. Así lo indicó el propio Kravic en el acto de presentación, en la sede de Espina y Delfín. «El Obradoiro es una gran oportunidad para mí», resumió.

Abundó en la explicación: «Es un club que apostó por mi desde el principio, que realmente me quería desde hace meses. Y me gusta ir a los sitios en los que el entrenador me quiere. Es el equipo que más creyó en mí, en comparación con otros».

Con Moncho Fernández hubo «química desde el primer día». Tras ese encuentro el técnico lo invitó a comer, junto con la esposa y el perro, y es un detalle que agradeció porque «demuestra que son conscientes de lo importante que es la familia». También agradece la acogida de los compañeros y el personal del club.

Se considera un jugador de corte «más ofensivo», pero se declara mentalizado para trabajar atrás: «Sin defensa no vamos a jugar a nada. Espero aportar mi energía en defensa, bloqueando tiros, cogiendo rebotes, defendiendo pick and roll, defendiendo a pequeños en las ayudas y a grandes en el poste».

Respecto a sus cualidades y a cómo puede encajar en el equipo, a tenor de los que ha visto tras casi dos semanas trabajando en Sar, apuntó: «Soy un jugador rápido y atlético. Creo que mi pick and roll es bueno. Tapono bien y presiono bien en defensa. Puedo tirar. Es algo en lo que he estado trabajando. Buscaré ser un jugador lo más versátil posible».

Mejorar el tiro

El tiro es uno de los aspectos que más le preocupan y al que más esfuerzos ha dedicado durante el verano: «Busco aportar no solo circulación de balón sino también amenaza con el tiro. Ahora tiro más con la izquierda. Creo que me sale mejor».

Con la Virtus de Bolonia se proclamó campeón de la Champions League tras doblegar al Tenerife en la final. Aquel encuentro le sirve como referencia fiable respecto al nivel de la Liga Endesa: «El Tenerife me pareció un equipo muy físico y de mucho talento. Cuando vi que eran octavos en la clasificación no me lo creía. Dejando a un lado a los dos grandes, cualquiera puede ganar a cualquiera. Cada partido es una batalla. Es una Liga con mucha calidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Kravic cedió al cortejo del Obradoiro