Moncho Fernández: «Pasen y vean, ese sería mi titular»

El Alquimista de Pontepedriña da las primeras pinceladas del proyecto para la nueva temporada


El cabello es un poco más gris que en el verano del 2009. El flequillo, algo menos espeso. Pero el empuje de Moncho Fernández en el Obradoiro mantiene la aceleración de siempre.

-¿La confección de equipo que tenía in mente a 1 de junio varió mucho el día 30? Lo digo por la marcha de Llovet y de Obst.

-La de Andy fue más sorpresa. La de Nacho la esperábamos al acabar la temporada. Lo comunicó con tiempo, aunque se oficializó más tarde. Para lo de Andy quedaban uno o dos días para que su cláusula expirase. En todo caso, el 1 de junio no estaba pensando en qué equipo íbamos a tener la siguiente temporada. Como siempre, era el momento de evaluar aquello que hicimos bien y mal, ver qué podíamos mejorar.

-Eran dos jugadores llamados a tener peso específico en el nuevo Obra. ¿Su marcha supuso una avería importante?

-Nosotros no nos colocamos en un solo escenario posible. El escenario viene marcado por mil factores. A lo largo de los veranos las circunstancias cambian mucho. Lo que sí es cierto es que todos los jugadores que han venido son jugadores a los que aspirábamos. Nos hacía mucha ilusión que vinieran y creo que tenemos el equipo que queríamos.

-En ese escenario, entiendo que la espera por Kravic no fue fácil. Un cinco, de los que hay pocos, y de los últimos en llegar. De no haber cuajado...

-La espera ha merecido la pena. Otros años, esperas y, al final, a lo mejor no se concreta. La construcción de los equipos es algo de lo que aprendes un montón de cosas para la vida: tener paciencia, aprovechar tu oportunidad, saber esperar... Es un mundo. A lo largo de todos estos años, en los que he tenido la suerte de trabajar primero al lado de Chete y ahora de Jose, lo veo como un arte.

-Un arte complicado

-Muchas veces hablamos de sacar conejos de la chistera, y no es exactamente así porque no hay truco. Detrás hay muchas horas de trabajo.

-Hablaba de análisis al acabar la temporada. ¿Cuáles fueron las conclusiones? ¿En qué vieron que hay que mejorar?

-Mejorar en la intimidación, si hablamos desde el punto de vista defensivo, aunque recuerdo una vez más que defensa y ataque van de la mano. Ese era un aspecto que entendíamos que había que mejorar.

-¿Alguno más?

-También le digo que hicimos muchas cosas bien, situaciones de ataque y defensa en la primera vuelta que estuvieron muy bien. En relación con la anterior campaña, sabemos que tenemos que mejorar en el rebote. Es algo en lo que mejoramos en la segunda vuelta, pero hemos sido los peores de la Liga en esa faceta. Curiosamente, hay análisis que no tienen una explicación muy técnica. Hemos sido el mejor equipo en los tiros libres durante veintipico jornadas y los peores en las últimas nueve. Es difícil de explicar.

-Habla de rebote y de intimidación. ¿De ahí que haya más físico y más centímetros en este proyecto?

-En algún puesto ganamos experiencia y en alguno la perdemos. Nacho, pese a su juventud, era un jugador súper experto, muy sabio. Kravic también lo es. Y experto, con muchas batallas encima. Espero que también sea un buen año para Maxime, por el esfuerzo que ha hecho durante todo el verano. Para él no ha habido vacaciones. Eso, unido a la continuidad de Nick y de Vlado, nos lleva a un equipo diferente al del año pasado.

-Es pronto para hablar de qué Obradoiro se verá. En todo caso, ¿en que va a ser distinto?

-Tendrá cosas de otros Obradoiros y tendrá sus particularidades. Lo que lo hará distinto será lo que aporten los nuevos que han venido, mezclados con los que siguen. Hay una idea filosófica, cosas que siempre van a estar en nuestro básquet, que nos gustan.

-¿El tiro de tres ya es un dogma?

-Es un dogma en el baloncesto. Más que un dogma, una necesidad. Un jugador de perímetro que no tire lo tiene complicado para estar al máximo nivel.

-Muchos bloqueos indirectos, muchos pases...

-La colectividad en el juego seguro que permanece. Y las cosas que funcionan deben evolucionar pero no cambiar. Cada uno tiene su filosofía. Es difícil imaginar a Gala escribiendo frases cortas con pocos calificativos.

-Había el mantra de los partidos a setenta puntos. El año pasado fueron excepción. ¿La defensa volverá a ser un refugio cuando falte el acierto?

-Siempre debe ser un refugio. De nuevo, recuerdo que defensa y ataque van de la mano. Ahora lo de los partidos a setenta puntos es difícil porque los equipos han aumentado mucho su ritmo de posesiones. Recuerdo otra máxima: tenemos que ser buenos en aquellas cosas que no tienen que ver con el talento, buenos en el rebote, en el uno contra uno... Es siempre una aspiración como equipo.

-¿El nuevo Obra será más versátil?

-Hay muchos jugadores polivalentes. Eso te da una mayor posibilidad de combinar estrategias, tácticas etcétera. Tenemos una idea clara de qué queremos y por dónde vamos a ir. Pero para un resultado final bien pulido y engrasado, por mucho que conozcas a los jugadores a través de los vídeos y los informes, hasta que no entrenas no lo sabes. Y no sabes cómo mezclan unos con otros.

-No recuerdo quien acuñó aquello del cuatro y medio que tanto le gusta a Moncho. En ese flanco parece servido.

-Tengo jugadores polivalentes. Kravic es un cinco cinco. Los demás tienen la doble capacidad de postear y jugar abierto, caso de Maxime, Vlado y Mike. Y Nick tiene el juego por encima del aro, esas situaciones de pick and roll y juego de media pista. A mí me gustan los jugadores polivalentes.

-Si le diese la oportunidad de poner el titular, ¿cuál me sugiere?

-Me cuesta... No sabría... Antes hablaba del conejo y la chistera. Me quedó con esto: pasen y vean, ese sería mi titular.

-¿Y qué pregunta no le he hecho y quizás esperaba?

-Quizás cómo veo al Obradoiro en el contexto de la Liga Endesa.

-Pues aproveche y respóndase.

-Creo que estamos asistiendo a una Liga Endesa que está creciendo. Los proyectos están creciendo por arriba muchísimo. Cada vez se pone más complicada porque aumenta el nivel de competencia. Y digo esto para poner en valor lo que es el Obradoiro y dónde está. El Barcelona va a venir a jugar un amistoso, pero a los catorce días vendrá a jugar un partido oficial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Moncho Fernández: «Pasen y vean, ese sería mi titular»