El coste de la plantilla del Obra ascenderá a dos millones

Supone un incremento de algo más del 10 %, que ha sido determinante para acceder a los fichajes de Calloway y Kravic


El Monbus Obradoiro ha tenido este verano más tiempo y más dinero para confeccionar la plantilla con la que afrontará la temporada 19/20. Se encontró con dos contratiempos inesperados, ya que contaba con Nacho Llovet y Andreas Obst para el nuevo curso y ambos hicieron efectivas sus cláusulas de rescisión. Pero el club ya sabía en junio que tendría que pensar en el futuro sin estas dos piezas y los dos dejaron dinero en caja. Hace un año, el traspaso de Pustovyi al Barça se concretó a finales de julio y dejó un vacío que se hizo sentir a lo largo de todo el curso.

Antes de conocer que Llovet se iría al Andorra y Obst retornaría a Alemania, el Obradoiro ya había dado el visto bueno a ampliar el gasto en el equipo. En las últimas campañas venía destinando a este capítulo entre 1,7 y 1,8 millones. El de la campaña 19/20 se situará en el entorno de los dos millones de euros. Supone un alza de algo más de un 10 %.

No es un incremento notable, pero ha tenido una importancia capital en la confección del nuevo proyecto. A diferencia de campañas precedentes, el club ha manejado algo más de margen en el juego del tira y afloja y no se ha visto en la tesitura de tener que abandonar negociaciones a las primeras de cambio.

En un plano más concreto, ese margen ha sido decisivo para poder fichar a dos veteranos llamados a tener una gran importancia en el equipo, Earl Calloway y Kravic. Suelen ser también las dos demarcaciones más difíciles de cubrir porque el mercado ofrece menos alternativas en los puestos del uno y el cinco, con el consiguiente encarecimiento.

Las dos fueron gestiones laboriosas y largas, especialmente en el caso del pívot. El Obradoiro estaba al tanto de que la Virtus de Bolonia pretendía dar un vuelco a su proyecto deportivo para acometer fichajes como el de Teodosic. El equipo italiano pica muy alto esta temporada y optó por abrir la puerta a varios jugadores con contrato en vigor, como fue el caso de Kravic. Antes de que eso sucediese, en Sar ya habían trasladado al serbio el interés por hacerse con sus servicios y la disposición a esperar acontecimientos. Esa espera dio sus frutos.

La de Calloway fue también una operación estratégica, ya que tiene pasaporte búlgaro. Dio el sí cuando Moncho Fernández y José Luis Mateo estaban ya en la Liga de Verano de Las Vegas. Cubierto el puesto de base sin consumir plazas de extracomunitario pudieron volcarse en el fichaje de Fletcher Magee.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El coste de la plantilla del Obra ascenderá a dos millones