Un domingo para mimar


Tiempo habrá para analizar la temporada del Obradoiro, una vez que baje el telón de una campaña en la que el equipo encara la última jornada con opciones de permanencia, ante el poderoso Barça. Aunque suene repetitivo, es meritorio cuadrar un presupuesto de unos tres millones de euros en un municipio que no llega a los 100.000 habitantes y sin dopaje financiero de las administraciones públicas. Desde esa perspectiva, llegar con opciones a la etapa final tiene su valor. En el deporte profesional, sin embargo, el dinero no lo es todo. Es muy importante, pero conviene no descuidar el espíritu y sí mimarlo. En un curso redondo, la visita azulgrana sería una cita para hacer caja. Visto el devenir de la competición en los dos últimos meses y lo mucho que se juega el equipo, el primer objetivo debe ser hacer de Sar un hervidero obradoirista. Porque después de esta temporada vendrá otra y la salud de la entidad dependerá siempre de tres factores: la viabilidad económica, los resultados deportivos y el respaldo social. Los tres se retroalimentan.

El domingo se presenta la oportunidad de revalidar el llamado título de la permanencia. Y debe ser también una ocasión para que el obradoirismo se reivindique.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Un domingo para mimar