Demasiados factores en contra


El Obra se está encontrando demasiados factores en contra para acabar de cerrar la permanencia de esta temporada. A la lista de percances en varios jugadores que impiden hacer semanas de entrenamiento con normalidad se unen enfrentamientos en las últimas jornadas a equipos de trayectoria ascendente y partidos extraños, como el de Fuenlabrada en Sar, que están amargando el final de temporada.

En Andorra el Obra necesitaba un partido preferiblemente a menos de 70 posesiones para controlar la anotación en transiciones rápidas de los locales, que venían superando las 76 posesiones por encuentro en los últimos 7 partidos. También había que controlar el rebote defensivo (Andorra es el tercer mejor equipo de la liga reboteando ofensivo) y la capacidad de anotación de jugadores como Shurna, Jelinek, Ennis, Lane y Albicy desde el lanzamiento de 3.

El partido se jugó a 72 posesiones, un ritmo adecuado para el Obra, sobre todo en el primer cuarto. Los locales tampoco obtuvieron demasiada ventaja en su rebote ofensivo, 11 puntos de segundas opciones por 13 de los obradoiristas, pero hubo demasiada diferencia en el acierto en los lanzamientos de campo, el factor que decidió claramente el partido.

Andorra venía de anotar 1,10 puntos por tiro en los últimos siete encuentros y ayer elevó esa cifra a 1,19, con especial mención para el lanzamiento de 3 y para las principales amenazas apuntadas anteriormente. El Obra consumió más tiros de 2 que de 3 pero volvió a quedarse muy corto en la eficiencia de los cercanos al aro, un factor que está condenando al equipo en las últimas jornadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Demasiados factores en contra