El Obra busca antídoto exterior

Navarro constata que los rivales defienden cada vez más el perímetro santiagués


santiago / la voz

El Chapu Nocioni hace dos referencias en su biografía al Obradoiro, al que tilda de «voluntarioso». En la temporada 12/13, en la que el club se clasificó para el play off y una condenada decisión arbitral en Badalona lo alejó de la Copa, el conjunto santiagués provocó la destitución de Ivanovic con su victoria en Sar. Llegó Tabak al banquillo vitoriano y lo ganó todo en la Liga Endesa hasta que se volvió a cruzar con el Obra, en el Buesa Arena.

Las temporadas van pasando, el club sigue siendo uno de los presupuestos más bajos de la Liga Endesa y los rivales perciben al Obra como el mismo equipo voluntarioso, pero también enrevesado, por las dificultades que siempre plantea. Este año, además, han tomado nota de que el mayor peligro está en el perímetro y se afanan en contrarrestar esa línea.

David Navarro confirma esa tendencia: «Ya nos conoce todo el mundo, saben los tiradores que tenemos y que hay muchos sistemas para sus salidas. Se preparan, como es lógico, e intentan que salgan con poca ventaja y poca claridad. Hay que buscar otras soluciones, otros recursos».

No se atreve a decir qué equipo ha defendido mejor al Obradoiro esta temporada, pero apunta que «en los últimos partidos sí que se nota que están muy pendientes». Pone el ejemplo del Manresa, «que sabía lo peligroso que es Kostas y estuvieron muy pegados a él. En general, en la segunda vuelta la mayoría de equipo salen muy bien en la defensa de los tiradores».

Mirar hacia dentro

En Málaga no espera una excepción: «Ya sabemos que los equipos trabajan para eso. Pero nosotros también trabajamos en buscar soluciones y creo que las tenemos. Ahora nos toca un equipo fuerte. Aquí conseguimos ganar. Allí será más complicado, pero tenemos que seguir nuestra línea. Y somos capaces de ganar a cualquiera».

Buena parte de las opciones pasarán por controlar las pérdidas de balón. Ante el Joventut se dispararon, fueron 18. En Valencia, solo tres. Es un vaivén difícil de entender: «Resulta complicado encontrar una explicación clara. Nos influye mucho en nuestro juego el tema de las pérdidas. Ante el Joventut fueron demasiadas. No sé si fue un poco por el tipo de defensa que nos hicieron, negándonos los bloqueos. Pero hay muchas que son estúpidas. Creo que no hay una explicación clara. Son todas de diferente manera y diferentes jugadores. Es algo que debemos cuidar y tener presente que es importante. No es una cosa de trabajar mucho sino más bien de ocupar bien los espacios, trabajar bien para recibir y poco más».

Al Obradoiro le espera un Unicaja con ganas de reivindicarse, después de sus últimos tropiezos. David Navarro prefiere poner el foco en el equipo propio: «Hay que estar con intensidad, concentrados, con ganas, haciendo nuestro juego. Es la manera en la que llegan las victorias».

El escolta no recuerda una Liga Endesa tan reñida como la de esta campaña: «Siempre parecía que quedaba algún equipo descolgado. Y otros años, cuando parecía que no había descensos, no se notaba tanto la presión. Esto influye. Nadie quiere bajar, todos quieren ganar y ganan. Se aprieta. Es bonito, hace que haya tensión y todos buscamos la manera de estar lo más arriba posible y alejarse de los puestos de abajo».

A nivel particular, David Navarro, como el equipo con las pérdidas de balón, está alternando momentos brillantes con otros más oscuros. La competencia en el perímetro es enorme: «Los compañeros de mi posición lo están haciendo muy bien, muy adaptados al juego que tenemos. Estoy contento porque intento mantenerme fuerte mentalmente, aprovechar los minutos cuando los tengo. A veces te sale bien y a veces no tanto. Entreno para estar siempre al mejor nivel posible». En Málaga faltará Vasileaidis, es uno menos para el reparto de esos minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

El Obra busca antídoto exterior