Nacho Llovet: «En el Obradoiro estoy muy bien»

Ignacio Javier Calvo Ríos
NASO CALVO LA VOZ / SANTIAGO

ANDAR MIUDIÑO

XOAN A. SOLER

Entre el Joventut y el Obradoiro lleva 250 encuentros en la Liga Endesa

17 mar 2019 . Actualizado a las 17:39 h.

Nacho Llovet (Barcelona, 1991) es uno de los pesos pesados del Obradoiro, tanto dentro como fuera de la pista. En el vestuario es uno de los líderes y en la pista siempre impone su ley. Los rivales le temen y él no se arruga ante nadie. El pívot catalán está firmando su mejor temporada como profesional, pero asegura que todavía tiene que crecer más deportiva y personalmente.

-El sábado cumplirá 250 partidos en la ACB y lo hará frente al equipo que le vio nacer.

-El Joventut es el mejor rival para una ocasión así, pues allí empecé y disfruté de gran parte de mi trayectoria deportiva. Entre la Penya y el Obra van 249 encuentros y es una coincidencia que los 250 se cumplan contra ellos.

-Ya lleva casi tres años lejos de Barcelona y va a disputar su sexto duelo contra la Penya. ¿Sigue siendo un partido especial?

-No será lo mismo el sábado que la primera vez que jugué contra ellos a los pocos meses de marchar, cuando las emociones estaban todavía a flor de piel. Jugar contra el Joventut siempre es especial. Conservo muchos amigos allí y el club sigue significando mucho para mí.

-Defendió la camiseta del Joventut (166) justo el doble de veces que la del Obra (83).

-Aquí sigo sumando partidos y me queda todavía un año más de contrato. En el Obradoiro estoy muy bien, sin duda.

-Tiene contrato hasta el 2020, pero ¿ya se puso el club en contacto con usted para hablar de la ampliación de su compromiso?

-No hay prisa para eso. No se habló nada. El club siempre demostró una gran confianza en mí. Cree en mis posibilidades para seguir creciendo con este proyecto. Queda año y medio para que finalice mi contrato. El Obra en este tiempo puede asumir el reto de jugar competición europea, que sería un paso muy bonito para la entidad y para mí, para seguir juntos de la mano.

-El Joventut, tras una dura crisis, vuelve por su fueros. ¿Contento?

-La Penya vivió años muy difíciles, incluso antes de que yo saliera de allí. Deportivamente íbamos un poquito mejor, pero la inestabilidad económica de los dos últimos años fue muy dura. Después de varias temporadas de mucho sufrimiento, este año están haciendo muy bien las cosas, con estabilidad económica e institucional. El Joventut tiene una gran plantilla, jugando un buen baloncesto y consiguiendo buenos resultados. Estoy contento porque las cosas le van bien.