Al Obradoiro le faltaron triples y rebotes en Manresa

Marró el último lanzamiento, que hubiese llevado el partido a la prórroga


El Monbus Obradoiro cayó en Manresa por un ajustado 75-72. Tuvo sus opciones para llevarse un partido muy peleado por los dos lados, pero pagó caros dos pecados. En la segunda parte cerró muy mal el rebote debajo de su aro. Y los triplistas no tuvieron su día. Con muy poco que hubiera ajustado esos dos apartados el desenlace habría sido otro. Y también cuenta la determinación final de Fisher y Toolson, que no estaban haciendo un gran partido pero se repartieron los últimos ocho puntos de su equipo.

El choque arrancó mal para el Monbus Obradoiro porque era el Manresa el que conseguía hacer de su baloncesto un ciclón anotador. En tres minutos ya llevaba doce puntos. Y no porque los compostelanos flaqueasen en defensa. La segunda canasta local fue un triple de Fisher punteado por Brodziansky. La siguiente llevó la firma de Toolson. Él la fabricó y la rubricó (ambos perdieron protagonismo durante varios minutos, pero volvieron hacia el final). Y, por si fuera poco, se sumó a la fiesta Zubcic, con un par de triples que hicieron mucho daño.

El Obradoiro no lograba frenar ese caudal. Y tampoco encontraba auxilio en el triple. Pero no se desesperó, no dejó que el rival se alejase en el marcador. Brodziansky y Llovet sacaron provecho de sus movimientos cerca del aro. Y el primer acto se cerró con tres tiros libres de Vasileiadis y un parcial 20-18. La diferencia estuvo en el triple: 4/6 el Manresa, 1/7 el Obradoiro.

El segundo acto fue más trabado, sin que nadie terminase de coger las riendas, con defensas pegajosas en los dos lados. Vasileiadis estaba peleado con el triple. También Obst. Lo compensó Pepe Pozas, con dos casi seguidos. Puso por delante al Obradoiro, 25-26, y desde ahí hasta el descanso todo fueron ventajas cortas para uno y otro lado. Al intermedio, empate: 37-37.

El tercer cuarto discurrió por un cauce parecido en cuanto al movimiento en el marcador, pero cambió el guion. El Obra salió mucho más activo en la defensa sobre las líneas de pase y no consintió tiros cómodos. Pero cerró mal el rebote. Tanto que por esa rendija, la de las segundas opciones, se sostuvo el Manresa. Se llegó al minuto 30 con un 55-56 y una clara personal sobre Singler que los árbitros no vieron, en la última jugada.

El partido siguió igual, sin dueño, sin fluidez. Y durante algunos minutos pareció más cerca para el Obradoiro porque abrió mínimas ventajas de cuatro y tres puntos. Le faltó aprovechar alguno de los ataques que tuvo para ampliarlas.

A falta de tres minutos Lalanne volvió a ajustar el electrónico: 67-68. Y en ese tramo se decidió la contienda. En el siguiente ataque ,el colectivo de Moncho Fernández dispuso de hasta tres buenas opciones desde detrás de la línea de 6,75 metros. No pasaron por la red.

Fisher le dio la vuelta al resultado. Y Toolson, con un triple de alta escuela, amplió: 72-68. Aun así, los visitantes apretaron los dientes. Y dispusieron de nueve segundos y un último ataque para forzar la prórroga. Simons se precipitó, algo forzado, porque aún había tiempo. El Manresa cazó el rebote y el partido.

Manresa 75: Fisher (11), Toolson (12), Tomás (12), Zubic (13) y Lalanne (12) -cinco inicial-. Lundberg (2), Murphy (5), Sima, Sakho, Álvaro Muñoz (8) y Gintvainis.

Obradoiro 72: Sàbat (6), Sinmons (8), Obst, Llovet (18) y Brodziansky (8) -cinco inicial-. Pozas (6), Vasileiadis (10), Spires, David Navarro (2), Singler (8) y Hlinason (6).

Parciales en cada cuarto: 20-18; 17-19; 18-19; y 20-16.

Árbitros: Calatrava, Serrano y Baena. Eliminado por persoanles Brodziansky.

Incidencias: Nou Congost, vigésimo segunda jornada de la Liga Endesa, con 4.550 espectadores en las gradas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

Al Obradoiro le faltaron triples y rebotes en Manresa