El Obradoiro y el Breogán se vigilan

Moncho Fernández destaca el poderío lucense en el rebote, Lezkano recela del perímetro santiagués


SANTIAGO, LUGO / LA VOZ

De igual modo que el fútbol es de los futbolistas, el baloncesto es de los baloncestistas. Que Kostas Vasileiadis anote diez triples, como sucedió en Zaragoza, o que Gerun capture siete rebotes ofensivos, como hizo ante el Murcia, que el alero griego se quede en solo dos puntos ante el Andorra o que el pívot ucranio firme una captura ante ese mismo rival son registros imposibles de prever. Y los cuatro duelos se saldaron con victorias gallegas.

Pero todo lo que se pueda analizar en un derbi habrá pasado a lo largo de la semana por las cabezas de Moncho Fernández y Natxo Lezkano, dos técnicos metódicos y estudiosos hasta la extenuación.

La referencia de la primera vuelta sigue muy presente, y en aquella ocasión el guion se ajustó más a las pretensiones del Breogán. El Alquimista de Pontepedriña lo reconoció al acabar el encuentro, y mantuvo ese análisis en la antesala del segundo derbi: «Nos defendieron muy bien, francamente bien. En momentos nos confundieron, sin duda. Y en momentos tuvimos poco acierto. Quizás al final nos caemos un poco y nos llevamos una desventaja un poquito más grande que la merecida. Pero fueron justísimos vencedores».

Enseñanzas

No obstante, a la hora de sacar conclusiones prefiere extender el análisis sobre el rival a toda la temporada: «Las enseñanzas no vienen de ese partido, vienen de la trayectoria del Breogán a lo largo de la liga. Tienes que estar a su nivel de intensidad, a su nivel de agresividad, si quieres ser competitivo con ellos». Subraya que es un equipo que podrá estar mejor o peor, pero que juega «a tope desde el minuto uno al cuarenta».

Natxo Lezkano estaría encantado de repetir la historia de la primera vuelta: ««Ojalá las cosas nos salgan como en el partido del Pazo, en el que fuimos capaces de contener a sus tiradores, pero creo que será diferente, entre dos conjuntos más maduros, y que habrá otras claves».

Al analizar al Obradoiro, destaca el colectivo: «Es un equipo del que me preocupa todo, ya que como grupo son un bloque muy sólido, pero también disponen de jugadores de mucha calidad a nivel individual y con experiencia, lo que siempre crea un poso en la plantilla y ayuda a que suelan acertar cuando tienen que afrontar cambios». Y añade: «Es un equipo que juega diferente al resto y en el que sus tiradores tienen un gran protagonismo. Llega a esta cita en un gran momento, como demostró con el triunfo ante Valencia, y por lo tanto será un encuentro muy difícil».

Mientras Lezkano pone el foco en el perímetro santiagués, Moncho Fernández se fija en la capacidad del Breogán para dominar el juego cerca de los dos aros: «Es de los mejores equipos en el rebote de ataque, con unos porcentajes excepcionales. Fue, sin duda, factor básico de la victoria del Breogán ante el Murcia. Va a ser una de las grandes batallas del partido, no la única». Otros frentes de interés estarán «en la defensa uno contra uno, la defensa de las líneas de pase o las ayudas y demás, y esto el Breogán lo hace muy bien». Es el rival que abre «un último tercio de liga que va a ser durísimo, muy exigente».

Colectivo e individualidades

Preguntado sobre la incidencia que puede tener Redivo en el Breogán, Moncho Fernández recordó que ya en pretemporada Lezkano lo había catalogado como un jugador importante. Pero advierte de que hay más: «Gerun es claramente el mayor exponente de la capacidad ofensiva en el rebote y sus puntos por posesión aumentaron de forma exponencial desde la marcha de Jordan. Y ahí está Salva, haciendo una gran temporada, y Cvetkovic son su lanzamiento desde la línea de tres, o Alec Brown, capaz de encadenar diez puntos consecutivos...».

Los dos técnicos consideran que el paréntesis les ha venido bien a los equipos, sobre todo a los jugadores que arrastran molestias físicas. Y, en el caso del Breogán, para que Millsap, el último fichaje, haya podido avanzar en su conocimiento del baloncesto del Breo, tal y como explica su entrenador: «El parón sirvió para que entrenara muy bien y se adaptara a lo que queremos de él. Podemos decir que ha estudiado muy bien, pero ahora le falta pasar el examen para saber si asimiló lo que le hemos tratado de inculcar».

Los entrenadores es en significar que el derbi «será una fiesta del baloncesto gallego».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Obradoiro y el Breogán se vigilan