La vida sigue igual para el Obra en 2019

Los problemas físicos no dan tregua en la antesala del partido ante el Andorra


santiago / la voz

El Monbus Obradoiro ultima el estreno de 2019 con las dificultades físicas que acompañaron al equipo en los partidos de 2018. La vida sigue igual para el colectivo de Moncho Fernández, que una vez más encara su jornada en la Liga Endesa después de una semana de entrenamientos con discontinuidades. El Alquimista de Pontepedriña ya ha anticipado que Nick Spires será baja, por un esguince de rodilla. Y Maxime de Zeeuw espera poder echar una mano. Pero después del golpe que sufrió en Barcelona, volvió la inflamación a la articulación y apenas ha podido ejercitarse desde entonces.

Enfrente estará un rival con etiqueta de Eurocup, que logró la clasificación para el top 16 y que abrió esa segunda fase con una trabajada y meritoria victoria en Zagreb frente al Cedevita.

Moncho Fernández lo define haciendo referencia a esa competición europea: «Es un equipo de Eurocup, con todo lo que ello implica. Cuando tienes dos competiciones necesitas una plantilla larga y potente. Y creo que la tienen, con muchos jugadores de calidad en todos los puestos».

Esta temporada está destacando sobremanera el base francés Albicy, pero el técnico santiagués no olvida otros nombres propios: «Su perímetro es fantástico, aunque tengan ahora la baja de Jelinek, que estaba en un momento muy bueno. La llegada de Jordan les dará otra dimensión que quizás no tenían, el juego de poste bajo. Tienen dos cuatros con mucha calidad como Shurna y Upshaw. Y le energía de Diagné, que es uno de sus jugadores más destacados desde el punto de vista estadístico. Y la experiencia de Stevic, que contra nosotros siempre juega fantásticamente bien. Es un equipo largo, con mucha gente, con polivalencia, con capacidad para anotar».

Llama la atención sobre este aspecto, ya que sus partidos suelen ser de puntuación alta: «Es el equipo que juega más rápido de toda la Liga, por número de posesiones, por la capacidad de sus jugadores exteriores y porque son muy buenos en el rebote. Son también el equipo que provoca más pérdidas y que tiene más recuperaciones. Ello les permite correr muchísimo. Ese será uno de los aspectos básicos que tendremos que controlar».

A todo ello le añade riqueza táctica, la de «un equipo muy inteligente. Sabe atacar perfectamente las defensas del rival. El partido de Cedevita es un claro ejemplo. Podrían fallar o anotar, pero tenían muy clara la idea de juego y les valió para ganar el partido. Es un conjunto que está muy bien entrenado».

El Andorra despliega un baloncesto muy característico, de mucho ritmo, con el sello de su entrenador, Ibon Navarro: «Es un conjunto agresivo en el uno contra uno, trabaja en las líneas de pase. Tácticamente se adapta muy bien al ataque del rival. Todos son muy esforzados, con un gran derroche físico».

Por todo lo antedicho, Moncho Fernández tiene claro que hay dos vectores que siempre son importantes en todos los partidos y, más si cabe, ante el Andorra: el control del rebote y de las pérdidas de balón, ya que es un rival que trabaja muy bien las capturas en ataque, por lo que disfruta de muchas segundas opciones, y arriesga en los robos de balón para buscar canastas fáciles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La vida sigue igual para el Obra en 2019