«¿Encontráis cama a medida?»

Los alumnos de las Esclavas someten a los integrantes del Obradoiro a una batería de preguntas


REDACCIÓN / LA VOZ

«¡Oooh..!.». Fue lo más escuchado en el mediodía de ayer en el undécimo piso del edificio Proa, donde se encuentran las oficinas de Endesa en A Coruña. Primero, lo pronunciaron los componentes de la plantilla y cuerpo técnico del Obradoiro, asombrados por las espectaculares vistas que se ofrecen desde las oficinas de la firma del sector energético, principal patrocinador de la Liga ACB.

Pocos minutos después, se sumaron las decenas de alumnos del sexto curso de Primaria del C.P.R. Plurilingüe Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, grupo con gran vínculo con el baloncesto (no solo lo practica en el equipo del centro, sino que es asiduo de los partidos del Coruña en la LEB Oro). Esa fue su reacción durante el encuentro que mantuvieron con los integrantes del Obra (salvo Laksa, que se quedó en Santiago, enfermo), a los que cosieron a preguntas. Varias de ellas («¿Qué número de calzado usas?», «¿Quién es el más alto»?) dejaron ojipláticos a los jóvenes escolares.

«Esta es vuestra casa. Endesa es la marca del baloncesto en España, porque nos sentimos muy identificados con los valores que transmite este deporte. Y nos sentimos especialmente vinculados al Obradoiro, porque tiene un mérito enorme que con un presupuesto limitado haya llegado a unas cotas de éxito tan elevadas.», recibía el director general territorial zona noroeste de la firma, Miguel Temboury. «Nos encanta compartir estos momentos porque, al fin y al cabo, los jugadores también son chicos y han vivido el otro lado. Consideramos importante que nos abramos a la sociedad, que no nos quedemos entre las cuatro paredes del pabellón y máxime cuando se trata de alimentar las ilusiones de niños y niñas que pueden ver un referente en alguno de nuestros jugadores», agradecía Moncho Fernández, que se congratulaba del momento dulce que vive el equipo tras dos victorias consecutivas, además de destacar la excelente relación que mantiene la entidad santiaguesa con el Coruña (mencionó al cuerpo técnico).

Ya en el cara a cara, los escolares no se arredraron ante las barreras del idioma y se expresaron con soltura en inglés con jugadores como los norteamericanos. La cuestión idiomática y la física se llevaron la palma en una batería de preguntas en la que no faltó la alusión a la situación de Cataluña. «¿Si habláis tantos idiomas, cómo os entendéis»?, preguntaron los alumnos. Vasileiadis respondió raudo: «Pues en castellano e inglés». Más tarde, Moncho Fernández añadió: «Spires es un buen ejemplo. Es sueco, habla inglés y español perfectamente». «¿Cómo encontráis camas de vuestro tamaño?», insistían los niños.

Un sueño

«¿Era vuestro sueño jugar al baloncesto»?, le inquirieron a David Navarro. «Mi ídolo de pequeño era Michael Jordan y pensaba que me gustaría vivir lo que le pasaba a él, con los pabellones llenos de gente que te quiere», confesó el jugador. En el interrogatorio salió a colación la relación de algunos antes de vestir la misma camiseta, como Pozas y Llovet en las categorías inferiores de la selección española. O cuando el malagueño iba a ver jugar a Kostas «para pedirle autógrafos e incluso la toalla» cuando jugaba en el equipo malacitano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«¿Encontráis cama a medida?»