El Obradoiro contra la cooperativa de Porfirio Fisac

El entrenador del Zaragoza apuesta por el reparto de minutos y de los focos de anotación


santiago / la voz

El Monbus Obradoiro visita una de sus canchas malditas, el Príncipe Felipe, la misma en la que en otro deporte, el fútbol sala, el entonces llamado Lobelle de Santiago conquistó la Copa de España. Tres de las victorias mañas llegaron con José Luis Abós en el banquillo, una con Joaquín Ruiz, otra con Andreu Casadevall, otra con Luis Guil y la de la pasada campaña con Pep Cargol. Este fue el partido más igualado, 93-87, sin grandes diferencias desde el minuto uno al cuarenta. El colectivo de Moncho Fernández no fue capaz de vencer ni siquiera en la temporada en la que logró meterse en el play off y en la que doblegó a domicilio a los equipos de Euroliga.

Este sábado al Obradoiro le espera de nuevo el Zaragoza, pero con otro entrenador, Porfirio Fisac, y otro perfil. Uno de los rasgos que mejor definen al conjunto maño es la apuesta por un juego cooperativo.

Lo decía esta misma semana uno de sus integrantes, Jonathan Barreiro, al significar la palabra «equipo» como la clave del éxito en el buen arranque de campaña. Es una diferencia sustancial respecto al pasado curso, en el que Gary Neal era piedra angular en el entramado aragonés.

Albert Sàbat ratifica el mismo argumento, amparado por las estadísticas, al recordar que McCalebb es el que más está destacando, sin bien son varios los jugadores que promedian en el entorno de los diez puntos y los diez de valoración.

Y Nacho Llovet es otro de los que abunda en el análisis: «Es una de las señas de identidad de Porfi, la de intentar implicar a todo el mundo, que nadie juegue más de veintitrés o veinticuatro minutos y pocos menos de diez. Lo está demostrando otra vez este año en Zaragoza. Todo el mundo tiene minutos, todo el mundo es importante y eso se ve en las estadísticas. Está claro que McCalebb es el timón del equipo. Si conseguimos defenderle bien daremos un paso muy grande hacia la victoria. Pero habrá que estar concentrado en todos los aspectos. Tienen gente buena por dentro, tienen buenos tiradores y últimamente están muy acertados».

El pívot está convencido de que, en buena medida, la progresión del Obra llegará a través de la defensa: «Quizás tenemos un equipo menos físico que otras temporadas. Al final, tener un cinco muy grande como era Artem siempre te da un seguro atrás. Por otro lado, tenemos un plantel más versátil, más rápido y hemos podido hacer partidos de más puntos. Si podemos controlar el rebote, esa versatilidad da más cambios y más rotaciones».

Llovet subraya que es cuestión de tiempo: «Son automatismo que el equipo va cogiendo poco a poco. La defensa siempre es clave. No creo que estemos haciendo las cosas mal. Simplemente, nos falta un poco de rodaje. Tenemos mucha gente nueva y el sistema defensivo de rotaciones es diferente al de muchos otros equipos. La gente está cogiéndolo cada día mejor».

Los pies en el suelo

Lo que es seguro es que el Monbus Obradoiro se encontrará con un adversario que, a pesar del buen inicio de campaña, con un balance de seis victorias y cuatro derrotas, no quiere hablar de Copa del Rey ni de lanzar las campanas al vuelo.

Antes al contrario, todos los mensajes que salen del vestuario apuntan en la misma dirección: «Debemos tener los pies en el suelo». El último en repetirlo ha sido Seibutis. El internacional lituano, reincorporado al equipo tras jugar con su selección, lo tiene claro: «Sería un error pensar que hemos conseguido algo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Obradoiro contra la cooperativa de Porfirio Fisac