Añorando a Artem Pustovyi


Transcurridas diez jornadas, me dan cierto temor tanto las estadísticas como las sensaciones del equipo. Respecto a la temporada pasada, el equipo anota casi cuatro puntos menos (74,20 frente a 77,90 puntos por partido) y prácticamente encaja los mismos (81,30 por 80,65).

En un análisis demasiado simplista, anota menos porque pierde más balones (14,1 por 12,8) y coge menos rebotes ofensivos (8,7 por 10,4) y encaja casi ese punto más porque intimida menos (2,7 tapones por 3,5 por partido la temporada pasada). «Artem, venga, vuelve a casa por Navidad que Pesic no te entiende».

Centrándonos en los que están, el equipo ha echado en falta al belga Maxime de Zeeuw, llamado a principio de temporada a ser jugador franquicia por su capacidad para jugar cerca y lejos del aro (con lo que eso significa a la hora de ganar espacios en ataque), y a Ben Simmons, otro jugador que «alarga las ayudas». En cambio, la llegada de Kyle Singler parece haber aportado más recursos pero achicado espacios en ataque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Añorando a Artem Pustovyi