Menos tiros y menos posesiones


Búsqueda del talento individual contra infinitas soluciones tácticas colectivas, consistencia en la producción interior contra alto volumen de lanzamientos triples, Breo contra Obra.

Partiendo de la premisa de que los jugadores interiores de Breogán seguirían la línea de producción ofensiva hasta la fecha, casi siempre por encima de 1,05 puntos por posesión para cualquiera de ellos, el Obra necesitaba desequilibrar la línea exterior rival, conseguir que Redivo siguiera consumiendo ese volumen de posesiones y lanzamientos manteniendo la eficiencia por debajo de 0,90 puntos por tiro. Todo lo que fuera distribuir esas posesiones entre el resto de exteriores, sobre todo, Cvetkovic, Vidal y Kinsey, iba en contra de los intereses obradoiristas. La otra gran amenaza provenía de Gerun, el único jugador lucense con un balance mas/menos positivo y con una enorme capacidad para que su equipo rebotee mucho mejor cuando está en pista.

Con estos factores controlados, el Obra necesitaba situarse en el entorno de 1,10 puntos por posesión para llevarse el partido. Y ahí estuvo la clave. En un tanteador por debajo de 70 puntos, hacer 11 tiros menos de campo que el rival y conceder 5 posesiones más en forma de balones perdidos es demasiado lastre demasiado pesado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Menos tiros y menos posesiones