«Que sea el primero de muchos»

ANDAR MIUDIÑO

PACO RODRÍGUEZ

Nacho Parajuá y Juan Carlos Fente, seguidores habituales en Sar y O Pazo, disertan sobre el primer derbi en la ACB

24 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Nacho Parajúa desembarcó en el Obradoiro a mediados de los noventa, cuando Pepe Martínez lo reclutó para jugar en sénior zonal. Y ya no se bajó del barco. También fue entrenador, técnico ayudante, delegado de campo, delegado de equipo y dirigente, y siempre seguidor.

Antes de que Nacho Parajuá naciese, Juan Carlos Fente ya acudía a los partidos del Breogán a principios de los setenta, de la mano de su padre. Durante el tiempo en que cursó la carrera en Santiago no pudo asistir a todas las contiendas de su equipo. Pero, salvo ese paréntesis, es raro que se pierda algún encuentro en la ciudad de las murallas.

Son dos aficionados con cicatrices, de los que vivieron la que Celso Emilio Ferreiro catalogaría como «a longa noite de pedra» de ambos clubes, casi veinte años de espera judicial en Compostela, doce cursos seguidos en la LEB en Lugo hasta lograr el regreso a la ACB. No era fácil pensar entonces que podría llegar el derbi en la Liga Endesa y ambos recuerdan esas épocas con afecto, como dos etapas más familiares.