Moncho Fernández lamenta la falta de acierto en el cuarto final

Precisa que no es habitual el 3 de 14 en triples tras el descanso


santiago / la voz

«Cuando pierdes un partido en el último segundo, todos los análisis pasan por los pequeños detalles, que los ha habido y muchos». Fueron las primeras palabras de Moncho Fernández después de la contienda, que dejó mal cuerpo por esa canasta final de Van Rossom al límite.

«Creo que hicimos una primera parte bastante buena -continuó el técnico santiagués-. Ellos también nos supieron atacar bastante bien. En el último cuarto no anotamos acciones que al final fueron importantes ,y sin embargo ellos sí. Hay tres de Will Thomas que fueron definitivas, incluido un gancho con la izquierda y un fade away que les pone dos arriba y es un canastón. Y la asistencia final para Van Rossom. Por el camino se quedan los seis tiros libres fallados, el 3/14 en triples en los dos últimos cuartos. Al final, ellos han tenido el acierto de sus grandes jugadores para ganar un partido tan igualado».

Insistió en la falta de puntería: «Nos ha faltado acierto en el último cuarto, sobre todo en los triples. Hay dos de Andy Obst, dos de Kendall, uno de Kostas que hace la corbata... Son acciones en las que normalmente estamos más acertados. Ellos han jugado muy inteligente, llevando siempre el balón dentro. Ha habido acciones en que sí hemos cometido errores. Pero las dos últimas están muy bien defendidas y Will Thomas mete dos canastas, sobre todo la última, espectacular».

Recalcó que salvo un triple de Pozas muy forzado, porque se agotaba la posesión, los demás estuvieron bien buscados. «Y un 3 de 14 no es habitual», precisó.

Concede que hubo momentos de precipitación, si bien observa que son fácilmente entendibles a estas alturas de temporada y con jugadores como Singler, que acaba de llevar, o Maxime de Zeeuw, que no ha podido ejercitarse con continuidad por su lesión de tobillo.

Sobre la última defensa, reconoce que lo previsto era hacer un dos contra uno a Will Thomas. Pero se cerraron tres jugadores. Y no quiso pasar por alto el mérito del pívot visitante, para sacar el balón, y del base escolta belga para anotar.

Jaume Ponsarnau

Como había anticipado Ponsarnau, el Valencia viajó sobre aviso: «Sabíamos que iban a tener muchas cosas para coartar nuestro juego y castigar nuestra defensa. Nuestro planteamiento partía de la energía, de ir buscando nuestras calidades e ir encontrando jugadores». En la primera parte vio claros y oscuros en su equipo. En la segunda «aprendimos, pero el Obra estuvo muy bien». Cree que el Valencia supo sufrir y acabó dándole la vuelta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Moncho Fernández lamenta la falta de acierto en el cuarto final