El Obradoiro se medirá a un Valencia en línea ascendente

Joan Sastre regresó de Turquía con una lesión en la espalda y será baja en el conjunto taronja el domingo en Sar


El Monbus Obradoiro prepara a fondo el partido de este domingo en Sar frente al Valencia, campeón de Liga hace dos años y siempre una alternativa de poder desde hace varios. Es un rival duro de roer, a pesar de que la pasada campaña dobló la rodilla en Sar, en un partido en el que tenía a sus bases lesionados y en el que los locales rindieron a un alto nivel.

Muchas de las miradas de la afición santiaguesa estarán puestas en Kyle Singler, que se estrenó con la camiseta del Obra en Tenerife. Entonces fue llegar y jugar. Esta semana, en cambio, ya ha podido avanzar en el conocimiento del equipo. «Estamos haciendo todos un esfuerzo para que se integre y él especialmente. Irá a más cada día», pronostica Moncho Fernández.

El técnico califica al Valencia como «un grande». Y dentro de su rico arsenal de recursos, destaca que «hay pocos equipos que tengan su juego de espaldas al aro. Hay pocos que tengan a Dubljevic, y a Thomas, que atraviesa un momento de forma buenísimo. Y un gran perímetro, con un Van Rossom recuperado, que repartió doce asistencias ante el Ankara, Matt Thomas, Sastre, Doornekamp con su polivalencia en el tres y el cuatro... Es un equipo que tiene de todo y bueno». Y llega en línea ascendente.

Comparecerá en Sar con una baja importante, más allá de lo que digan las estadísticas, la de Sastre. Es uno de esos jugadores que aportan equilibrio a un equipo. Apenas pudo jugar cinco minutos en Turquía y de vuelta a casa le diagnosticaron una lumbalgia que lo podría tener fuera de combate unos siete días.

Este año se ha hecho cargo del plantel taronja Jaume Ponsarnau, tras dos cursos como ayudante en La Fonteta. Moncho Fernández considera que todavía es pronto para hacer valoraciones respecto al proyecto naranja, pero da por seguro que se identificará con «un estilo de juego inteligente que siempre ha propuesto Jaume en sus equipos».

Ese sello Ponsarnau se suele caracterizar por el juego colectivo. No obstante, son muchos los nombres que llaman la atención dentro del conjunto. Y uno de ellos es el de Dubljevic. «Hay pocos jugadores que tengan su polivalencia, tan buen juego interior como él tiene, con los dos hombros, con esa fortaleza, con esa habilidad para ganar la posición, para jugar el uno contra uno, y que además le suma la capacidad de meter triples como los cinco que nos hizo a nosotros el año pasado en el partido de Valencia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Obradoiro se medirá a un Valencia en línea ascendente