Baloncesto del bueno


Se aviene un fin de semana de baloncesto en Santiago con la disputa de la Supercopa. Gran mérito, por cierto, del Monbus Obradoiro el de poder organizar un evento de esta magnitud. Pone en claro la constante progresión y el trabajo serio que se lleva haciendo desde hace ya unos cuantos años en el club santiagués, y también el imprescindible apoyo de las instituciones, el compromiso de la Diputación de A Coruña y el Ayuntamiento de Santiago para con el baloncesto. Enhorabuena a todos y muchas gracias por hacernos llegar, en vivo y en directo, baloncesto del bueno a todos los gallegos.

Los cuatro equipos participantes, Madrid (campeón de Liga), Barcelona (campeón de Copa), Baskonia (subcampeón de Liga) y el propio Obradoiro coinciden en repetir equipo técnico (apenas alguna variación en los ayudantes de Pedro Martínez en Vitoria) y también en dar continuidad a muchos jugadores en sus plantillas. En el Madrid solo dos jugadores nuevos, Prepelic y Kuzmic; tres en el Baskonia , Penava, Shields y Hillard; en el Obra continúan siete de la temporada anterior y se incorporaron seis nuevos, los aleros Stephens, Obst y Vasileiadis, que regresa, el ala-pívot De Zeeuw, y los interiores, Hlinason y Brodziansky, que son las mayores dudas, dada su inexperiencia y juventud, que genera el equipo santiagués. Mientras, el Barça también presenta hasta seis incorporaciones, los exteriores Pangos, Blazic y Kuric, los ala-pívot Singleton y Rolands Smits y el interior es Obradoiro, Artem Pustovyi. Será otra de las atracciones del torneo el hecho de verlo jugar en un grande tras su paso y aprendizaje en el Obra.

Es, creo, una buena noticia la continuidad de entrenadores y grueso de las plantillas en los equipos. Da también continuidad al estilo de cada entrenador, con los lógicos nuevos matices que se verán. Agilizan la construcción de su juego, mejoran los «mecanismos internos», hay más conocimiento entre los jugadores, y de estos con sus entrenadores, y además se consigue una mayor y mejor identificación de las aficiones con sus jugadores, y en suma, con sus equipos.

Seguro que veremos, pues, a pesar de estar al albor de la temporada, unos equipos con un juego bastante definido y ya avanzados en el baloncesto que quieren poner en práctica esta temporada.

Así que esperamos un gran viernes, con dos semis interesantísimas, un apasionante Barça-Baskonia para empezar, y luego la semifinal de aquí, el Madrid-Obra, dos equipos tal vez en dos «mundos» distintos, pero ambos sabiendo bien a qué quieren jugar, y cada uno con sus señas de identidad muy marcadas: el Madrid de Laso, defensa, ritmo, contraataque y buscar el aro en cada ataque; el Obra de Moncho, con un baloncesto más elaborado, más táctico, con todo muy pensado, una defensa agresiva y compacta, y con todos los jugadores participando casi siempre en todos los ataques del equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Baloncesto del bueno