Moncho Fernández: «Prefiero lo bueno por conocer»

El Alquimista de Pontepedriña pasa revista al nuevo proyecto tras tres semanas de trabajo


Moncho Fernández encara su noveno curso al frente del Obradoiro, el octavo en la Liga Endesa, con el valor añadido de la experiencia, igual de animoso y animado que en el verano del 2010.

?¿Cuál sería el titular que le pondría a esta entrevista?

?Quizás un bienvenidos a la ACB. La Liga vuelve a ser durísima, dificilísima. Este año tenemos un montón de debutantes. Emplearía ese titular en el doble camino, por la cantidad de debutantes y por una competición que creo que sigue siendo la segunda mejor del mundo, después de la NBA, si excluimos la Euroliga.

?Llega mucha savia nueva. Cada año es distinto. Este, si fuera un coche, ¿diría que sigue el volante pero la carrocería y el motor son casi nuevos?

?Siempre decimos lo mismo, que la continuidad es un valor. Thomas se va porque paga la cláusula de salida. Bendzius se va con una oferta de renovación. Pustovyi se va porque lo busca el Barcelona y por deseo expreso del jugador. Si se quedan seis, has hecho oferta de renovación a tres y uno de los que viene es Kostas... El club ha intentado mantener la carrocería, las ruedas, el motor y el embrague. Y ha podido llegar hasta dónde ha podido.

?Lo planteo de otro modo. ¿Habrá que tocar más los reglajes?

?Siguiendo con la metáfora del automóvil, no hemos intentado reconstruir el coche que teníamos. Con las piezas que teníamos, hemos intentado construir otro coche. ¿Va a ser mejor o peor que el del año pasado? No lo sabemos. Lo que hemos hecho no es este por este, este por este y este por este. Hemos intentado fichar las mejores piezas posibles.

?En una presentación de la Liga Endesa, Kostas, que estaba en el Bilbao, me instaba a preguntarle a Corbacho si el baloncesto de Moncho era para tiradores. Viendo las piezas del coche nuevo, ¿mandarán los fusileros?

?No es tan así. El mercado, tu realidad, la estructura del equipo... Influyen múltiples factores. Si la veteranía es un grado, el tiro de tres también lo es en el baloncesto moderno, sin duda. A la hora de fichar jugadores, si eres capaz de tener esa característica, que no la única, que para nosotros no es la más importante, mejor. Pero creo que no es algo del Obra sino de todos los equipos.

?Hay más juventud que nunca.

?Vuelvo al titular, y quizás me quede con este. Prefiero lo bueno por conocer que lo malo conocido. Prefiero pensar en las habilidades de los que debutan, en su ilusión y ganas de estar aquí frente a otros con más experiencia pero, a lo mejor, sin esa ilusión tan clara.

?En seis años siempre se quedaban por debajo de los 800 triples intentados por temporada. El pasado curso pasaron de 900. . ¿Se avienen más de 1.000?

?No lo sé. Más de mil significaría tres intentos más por partido. No lo sé. No me hago esas reflexiones. Pero sí es cierto que en el equipo prácticamente todos pueden tirar de tres.

?Si le pregunto por la defensa, me va a decir que es cosa de todos, colectiva y de actitud.

?Es que es así. Intentamos transmitir al equipo, y eso no ha cambiado, que tenemos que ser buenos en aquellas cosas que no dependen del talento. Habrá jornadas en que los tiradores de los que hablamos tengan un mal día, lancen solos y no las metan. Ojalá que sean pocas veces. Pero donde no podemos ser malos es en el aspecto defensivo, que no tiene que ver con el talento. Tiene que ver con la concentración, las ganas. Poner buenos bloqueos, ir al rebote... Son cosas en las que no se necesita ser un superclase para hacerlas bien.

?Quizás faltan pit bulls para darle una vuelta de tuerca a esa defensa.

?Habría que preguntarle a Pepe Pozas, a David Navarro, a Nacho, a Maxime, a Andy (Andreas Obst), al propio Hlinason, que es un taponador excepcional, o a Brodziansky. Pregúntele a ellos si se pegan. Al hacer esta numeración parece que todos los otros que dejo en el camino no lo son. Y no es así.

?Me devuelve el planteamiento al colectivo.

?¿Si hay un especialista defensivo?

?Por ahí, sí.

?Pues en determinados puestos sí y en otros no. Otros años hemos tenido esos jugadores y otros no. Si pregunto cuál fue el mejor defensor exterior el año pasado, probablemente todos dirían que Bendzius. Pues fue el segundo o tercero en anotación. A veces se pierde la perspectiva. Nosotros escapamos totalmente de los estereotipos y los tópicos a la hora de hacer los equipos.

?Quizás por eso cada año sobrevuela una cierta sensación de preocupación y desconfianza.

?Una vez más habría que decir lo de la realidad en la que nos movemos. Antes de fichar nos preguntamos: ¿Este jugador puede ser interesante para el Obra? ¿Qué tiene? ¿Qué puede dar? Hemos tenido treses que eran grandísimos defensores, como Pavel. Treses que eran grandes defensores y muy buenos anotadores, como Bendzius. Hemos tenido cuatros que no posteaban nada, como Ángelo, y cuatros que solo tiraban, como Kleber, y acabaron posteando. Hemos tenido cuatros que eran muy buenos en el poste, como Radovic. Y cincos que podían tirar de tres como Oriol y Mike. Cincos que eran superinteriores como Salah y Pustovyi. Bases muy directores y bases anotadores. Lo bueno del Obra es que su traje se adapta a cualquier perfil. Si un jugador tiene características interesantes, lo fichamos e intentamos encontrar la manera de hacer que brillen esas cualidades. Esa es nuestra idea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Moncho Fernández: «Prefiero lo bueno por conocer»