Pozas: «Aquí no quieren a los más guapos, quieren a los que se partan la cara»

Conoce bien la idiosincrasia del club, cumple un lustro en Sar y presume de que le llamen Pepiño

.

Tras la marcha de Corbacho, Pepe Pozas se convierte en el jugador que lleva más tiempo a las órdenes de Moncho Fernández.

-Quinto curso, es el que más campañas suma en Sar. ¿Da vértigo?

-Vértigo no. Da respeto. Pero es bonito estar tanto tiempo en un sitio. Quiere decir que el trabajo sale como espera el club y que uno también está contento.

-Máis Pepiño.

-Ya soy más Pepiño, cada año un poquito más. Es bonito sentirse querido.

-¿Hay algo distinto en esta pretemporada respecto a otras?

-Cada año van intentando mejorarse detalles. Cada pretemporada tiene algo. Esta, con el tema de las ventanas, tenemos que adelantar algunas cosas. Hay más carga táctica. Un pelín más rápido sí que vamos en este apartado.

-¿Qué Obradoiro vamos a ver?

-Buff. No sé. Aún es pronto. Tenemos mucho jugador joven, como otras veces. También veteranos que conocen la liga. Creo que va a ser una temporada bonita. Hay mucha ilusión y ganas.

-Lo que es segura es la densidad de fusileros en el triple.

-Volvemos a tener un grupo de jugadores, a priori, capaces de anotar. Ahora hay que engranarlo todo para que en el momento y en la hora conviertan los lanzamientos. Eso es cuestión de tiempo y mucho entrenamiento.

-¿La adaptación de los jóvenes dará la medida del equipo?

-Es importante, porque no es uno sino varios. Y, a los que les cueste un poco más, que no sea mucho tiempo.

-Dice Moncho Fernández que quiere jugadores bravos e inteligentes. ¿Se ajustan a esa máxima los nuevos?

-Pues creo que este año también hemos acertado en el tema de inteligentes y bravos, por lo que se está viendo en los entrenamientos. Luego hay que ver en la competición. Pero la parte de inteligencia va cubierta.

-Se avecina trabajo para los bases. Un perímetro casi nuevo, un juego interior también bastante renovado... Cada Obradoiro se amolda a las características de los jugadores.

-Así es. A lo mejor, a uno le gusta más unas cosas, a otros menos. No todos se acoplan igual a los sistemas. Hay que saber qué le viene bien a cada uno. Es un reto para los bases.

-Parece que este año la Liga Endesa va a subir el nivel.

-Los equipos se refuerzan más. Creo que influye haber abierto con ascensos y descensos. Hay clubes que vuelven a arriesgar, a meterse en grandes nombres, para que sus proyectos no se lleven sustos. El caso del Manresa, con jugadores contrastados de Eurocup y Euroliga, después de pasar por la LEB, llama la atención.

-El Obradoiro no entra en esa dinámica.

-Aquí seguimos, con nuestros cambios anuales, con nuestros chicos nuevos. Pero somos un proyecto sólido, la gente sabe cómo van las cosas y eso es un seguro. No todo el mundo tiene esa continuidad.

-¿Le sorprenden algunos fichajes?

-Lo que le decía, con Toolson, Doellman o Renfroe en Manresa. El Breogán ha firmado a Redivo, que tiene una calidad increíble. Burgos mantiene a jugadores muy buenos, cosa que aquí no podemos hacer, porque nuestra realidad económica es otra.

-¿Qué le dice la gente por la calle?

-Me preguntan que qué tal la pretemporada y si los chicos trabajan. La gente se preocupa por eso. Dice mucho de cómo es el Obradoiro. La afición quiere gente que se identifique y trabaje. Para eso somos el Obradoiro. Aquí no quieren a los más guapos ni lo más altos, quieren a los que se partan la cara.

-¿Todavía con agujetas?

-Estamos saliendo de la fase de las agujetas. Está siendo una pretemporada muy buena. El equipo está trabajando muy bien. Todo marcha según lo previsto.

-¿Le llama la atención alguno de los nuevos?

-Tryggvi tiene un cuerpo increíble. Llama bastante la atención. Y Andreas, tiene un cuerpo curioso, es un chico que trabaja mucho. Mete alguna que otra. Esperemos que siga así.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Pozas: «Aquí no quieren a los más guapos, quieren a los que se partan la cara»