Más triplistas y rendimiento de más de un punto por tiro


El Obradoiro firmó su tercer mejor registro de victorias en Liga Endesa en este recién acabado curso 17/18, solo por detrás de la extraordinaria temporada del play off (dieciocho partidos ganados) y de la campaña 14/15 (quince triunfos)

Si hubiese que remarcar algo especial de esta temporada es el salto cuantitativo del equipo para poder competir en más partidos. Hay un dato muy significativo y es que 22 de los 34 encuentros del Obra se decidieron por un margen de 10 o menos puntos, con un balance en estas situaciones de 9 victorias y 13 derrotas.

Hay varias claves para explicar por qué el Obra consiguió su título de la permanencia este año a falta de varias jornadas para el final en comparación con el terrible sufrimiento de la campaña anterior. Quizá la más importante sea la ausencia de lesiones y la estabilidad en la plantilla. Solo hubo un cambio de jugadores en toda la temporada, la llegada de Spires para sustituir a Adam Pechacek. Desde el punto de vista estrictamente estadístico se consiguió ampliar el abanico en los especialistas en el lanzamiento triple con respecto a la anterior campaña.

Durante la temporada 16/17, entre dos jugadores (Dulkys y Bendzius) consumieron casi el 50 % de los lanzamientos triples del equipo mientras estaban en pista y solo un integrante de toda la plantilla logró estar claramente por encima de un punto por tiro (Whittington)

El panorama de este año cambió radicalmente. El equipo apostó mucho más por el lanzamiento de tres, absorbiendo casi el 44 % de los ensayos de campo desde más allá del 6,75, y obtuvo un rendimiento mucho mayor (1,08 puntos por tiro desde el triple por 1,02 puntos por tiro desde el lanzamiento de dos). La causa de este acierto y estabilidad podemos encontrarla en la gran variedad de jugadores que pudieron consumir lanzamientos triples sin que el rendimiento global se resintiese. Hasta seis jugadores (Sabat, Simmons, Thomas, Bendzius, Corbacho y Laksa) absorbieron más del 30 % de los lanzamientos de tres del equipo mientras se encontraban en pista y cinco de ellos acreditaron un rendimiento superior a un punto por tiro. Únicamente Laksa se quedó a las puertas con 0,96 puntos por tiro.

Esta es claramente la tendencia en la gran mayoría de las plantillas de la liga, conseguir un amplio abanico de jugadores que sean capaces de lanzar de forma frecuente desde el triple y con un rendimiento por encima de un punto por tiro.

La apuesta del Obradoiro sigue ese camino con la contratación anunciada del joven escolta alemán Andreas Obst.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Más triplistas y rendimiento de más de un punto por tiro