José Antonio Castro: «No es fácil encontrar relevo»

Vivió el ascenso y repite en Burgos el domingo


santiago / la voz

José Antonio Castro es uno de los aficionados del Obradoiro que vivió en directo el ascenso de Burgos y que este fin de semana repetirá viaje a la ciudad del Cid para estar al lado del equipo. Han pasado casi ocho años entre una cita y otra. En su caso, lo que va de ser un veinteañero a frisar la treintena.

Empezó por libre, enseguida se sumó a la Peña Zona Norte, que ahora preside. Y en ese camino hay unos cuantos compañeros que siguen en la brecha. Pero también los hay que se fueron descolgando por diferentes motivos, las más de las veces familiares y laborales. Suele suceder, porque avanza el tiempo y crecen las obligaciones. Sin embargo, no le parece tan preocupante el goteo de bajas cuanto la dificultad para sumar caras nuevas. «Hoy a los chavales no les gusta tanto el baloncesto. No es fácil encontrar relevo. Estamos abiertos a todos los que quieran vivir los partidos con nosotros».

Quizás sea cuestión de probarlo, porque el propio Castro reconoce que «era más de fútbol que de básquet» hasta que el Obradoiro se cruzó en su camino. El primer año en la ACB fue a varios partidos sueltos. En el curso de la LEB, que recuerda con especial cariño, ya se sumó a la temporada completa. Y hasta hoy.

En todos estos años solo se ha perdido tres partidos del equipo en Sar. Dos de ellos, porque coincidieron cuando estaba en Perú, donde tiene familia. También le coincidió estar al otro lado del Atlántico cuando el equipo participó hace dos veranos en aquel singular torneo de pretemporada en el país de los mayas. «Al saber que jugaban allí -rememora- me organicé para ir. Había mil kilómetros hasta Arequipa. Estando allí era inimaginable no ir a verlos jugar». Más de uno de los protagonistas no daba crédito al toparse con un seguidor con la bufanda del Obradoiro.

Recuerda otro partido de pretemporada, en Lisboa, contra el Sevilla. «Fuimos cuatro en coche desde Santiago -comenta- y nos perdimos una buena foto con Porzingis, Willy Hernangómez y Oriola». En contrapartida, los dejaron bendecidos, porque dos están ahora en la NBA y el tercero en el Barça.

En el capítulo de las anécdotas guarda con una sonrisa la celebración de la permanencia el primer año de Moncho Fernández: «La noche se alargó, coincidimos con varios jugadores y en un momento dado le puse la bufanda a Milt Palacio, creo que en el Blaster. Y no la he vuelto a ver».

La Peña Zona Norte ha contado con la colaboración del club para viajar este sábado a Burgos. Junto con aficionados que se desplazarán por su cuenta, la estimación apunta a la presencia de un centenar de seguidores. José Antonio Castro sospecha que va a ser una especie de déjà vu. Desde la distancia, ve en Burgos «todo aquel empuje y aquella ilusión que se generó en Santiago cuando el Obradoiro consiguió su plaza en la ACB. A ellos también les ha costado lo suyo llegar».

El «orgullo» de una trayectoria en la que «todos aportan»

A la hora de hacer retrospectiva y poner en valor la trayectoria del club a lo largo de estos últimos años, la primera palabra que le viene a la cabeza a José Antonio Castro es «orgullo», porque «las cosas van saliendo a pesar de todas las dificultades» y porque «todos aportan» para poder competir en desventaja respecto a la mayoría de adversarios, sobre todo en el apartado del «dinero público». «Aquí hay un mercado al que no podemos acceder -añade-, nunca hemos tenido un Panko o un Bogdanovic, por citar dos ejemplos».

También vincula el orgullo a «contar con un cuerpo técnico que es de Compostela». Pone el foco sobre Moncho Fernández, a quien considera una pieza maestra del engranaje «en lo deportivo y hasta en el márketing, en lo que se refiere a la imagen del Obradoiro».

Esa identificación es la que le permite disfrutar de cada partido en Sar y de un buen número de desplazamientos, «aunque cada vez es más difícil viajar». Recuerda los de Bilbao: «No se nos han dado demasiado bien». Los de Estudiantes: «Siempre perdimos». Y los de Fuenlabrada y San Sebastián: «Siempre que fuimos, ganamos».

Pero si tuviese que destacar una experiencia, probablemente se quedaría con la Copa del Rey, a pesar de la derrota: «Que cerquita lo tuvimos».

Si no surgen contratiempos inesperados, una de las grandes citas que está por venir será la Supercopa que abrirá la temporada 18/19. De momento, lo que toca es el desplazamiento de este fin de semana a Burgos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

José Antonio Castro: «No es fácil encontrar relevo»